Ganaderos dicen que el contrabando sigue “fluyendo”

El líder gremial indicó que la planta frigorífica urbana "no sacrifica más de 20 reses días", pero el área metropolitana consume cerca de 500 ejemplares.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Colombia. AFP).- El presidente de la Federación de Ganaderos de Colombia, José Lafaurie, denunció este lunes que el contrabando sigue “fluyendo” por la frontera con Venezuela pese al cierre limítrofe ordenado por el presidente Nicolás Maduro, y pidió a las autoridades tomar medidas para combatir ese fenómeno.

“Es incomprensible que, luego de tres semanas de cerrada la frontera con Venezuela, arguyendo el fenómeno del contrabando, entre otros motivos, todo se haya limitado a la tragedia humanitaria que el país y el mundo conocen, pero el contrabando siga fluyendo libre hacia Colombia”, dijo Lafaurie.

El líder gremial, en carta enviada al gobernador del fronterizo departamento Norte de Santander, Edgar Díaz, y al alcalde de la ciudad de Cúcuta, Donamarís Ramírez, indicó que la planta frigorífica urbana “no sacrifica más de 20 reses días”, pero el área metropolitana consume cerca de 500 ejemplares.

Lafaurie aseguró que antes que Venezuela decretará el cierre de la frontera cerca del 80% de ganado que abastecía a Cúcuta era atribuido “a redes de contrabandistas que ingresaban carne en canal o animales vivos desde Venezuela”.

Añadió que además del perjuicio para los ganaderos locales existen riesgos “para la salud humana” y solicitó que se tomen “acciones que permitan normalizar el sacrificio de ganado y consumo de carne bovina, conforme a las disposiciones legales y sanitarias vigentes”.

Los dos países, que comparten una línea limítrofe de 2.219 km, están enfrascados en una crisis que estalló el 19 de agosto, cuando Caracas ordenó cerrar parte de la frontera tras un ataque a militares venezolanos que Maduro atribuyó a “paramilitares colombianos”.

Desde entonces han sido deportados 1.482 colombianos y casi 20.000 han retornado por miedo a ser expulsados, según el último balance de la ONU.