Gastando exorbitantes sumas de Bs… Así “resuelven” la escasez los tumeremenses

“En el 88, por Las Claritas y San Isidro consigues de todo, pero mucho más caro. Una pasta de diente puede costar más de 1.000 bolívares la unidad, igual los desodorantes”, explicó un taxista de la zona.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Los habitantes del pueblo minero Tumeremo, estado Bolívar, no escapan de la escasez y desabastecimiento que reinan en Venezuela. Habitantes de este lugar “solucionan” su situación viajando y gastando exorbitantes sumas de dinero en comprar los más básicos productos.

De acuerdo con un reporte del periodista Carlos Peña, de El Nacional, a 66 kilómetros de la zona en la cual al menos 17 mineros fueron masacrados, se encuentra El Dorado. Después de allí, el camino continúa hasta el Kilómetro 88. De acuerdo con los relatos de los habitantes de Tumeremo, en estas dos regiones que también pertenecen al municipio Sifontes la escasez no existe, pero la especulación sí.

“En el 88, por Las Claritas y San Isidro consigues de todo, pero mucho más caro. Una pasta de diente puede costar más de 1.000 bolívares la unidad, igual los desodorantes”, explicó un taxista de la zona. Productos como harina de maíz precocida, pasta, arroz y café se compran si se está dispuesto a pagar muchísimo más. En el pueblo, un paquete de pañales tiene un costo de 5.000 bolívares, pero rara vez se consigue, por lo que los habitantes se ven obligados a pagar más en otro sitio.

En tal sentido, Carlos Chancellor, alcalde del municipio Sifontes, indicó que el costo de la vida en Tumeremo se calcula en base al precio del oro, que se cotiza en 30.000 bolívares por gramo.

Asimismo, a pesar de encontrarse en el mismo municipio, los comercios de Tumeremo no son abastecidos por los distribuidores cercanos. “Todo sale del 88, El Dorado, Santa Elena y nada se queda aquí. En las bodegas y panaderías no hay nada porque todo se lleva a Ciudad Guayana y a otros estados para venderlo”, aseguró Migdalia Contreras, habitante del sector.