Gobernadora de Carolina del Sur pide que se retire la bandera confederada

La bandera de batalla de tiempos de la guerra es vista por algunos como símbolo de la persistencia de sentimientos racistas.

Gobernadora de Carolina del Sur pide que se retire la bandera confederada"Hoy estamos en un momento de unidad en nuestro Estado, sin mala voluntad, para decir que es hora de retirar la bandera del predio del Capitolio", dijo Haley. Crédito: Brendan Smialowski / AFP
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Charleston, Estados Unidos. AFP).- La gobernadora de Carolina del Sur, la republicana Nikki Haley, llamó este lunes a retirar la controvertida bandera confederada del frente del capitolio de ese estado del sur de Estados Unidos, a una semana de la matanza perpetrada en una iglesia de la comunidad negra de Charleston.

“Hoy estamos en un momento de unidad en nuestro estado, sin mala voluntad, para decir que es hora de retirar la bandera del predio del Capitolio”, dijo Haley en una conferencia de prensa, flanqueada por líderes políticos de ambos partidos.

“150 años después del fin de la Guerra Civil llegó el momento”, agregó, al sostener que la bandera de batalla de tiempos de la guerra, vista por algunos como símbolo de la persistencia de sentimientos racistas en el sur estadounidense, “causa tristeza a muchísima” gente.

“Para muchas personas, esta bandera significa nobles tradiciones, tradiciones históricas, de patrimonio y antigüedad, pero para muchos otros en Carolina del Sur es un símbolo de un pasado brutalmente tiránico”, agregó.

“No hay perdedores ni ganadores, pero lo que pasó la semana pasada nos invita a verlo de otra manera”, afirmó Haley, precisando que si los congresistas, en tanto responsables, “no toman medidas”, ella hará uso de su autoridad para hacer retirar la bandera.

Los llamados al retiro de la bandera confederada, que ondea en el predio del Congreso del Estado, en su capital Columbia, se multiplican luego de la masacre de nueve afroestadounidenses en una iglesia la semana pasada en Charleston, a manos de un supremacista blanco de 21 años.