Gobierno “escogió surfear la crisis, sometiendo a la economía a una recesión”

El economista y socio director de la firma Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, estimó que este año la contracción del PIB será de 9% y calcula que en 2016 será de 6%.

Gobierno “escogió surfear la crisis, sometiendo a la economía a una recesión”"Uno no entiende cómo, con una caída tan brutal en los ingresos, el Gobierno renuncia a la devaluación", dijo el economista en un foro organizado por Espacio Público. Crédito: Alex Urbina/ Sumarium
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El economista y socio-director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, estimó en 20 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) el déficit fiscal de Venezuela y precisó que el 60% de ese déficit el Gobierno lo está financiando con expansión monetaria desde el Banco Central de Venezuela (BCV), lo que ha socavado la confianza en la moneda nacional y ha desatado una espiral hiperinflacionaria.

“De 2 puntos de PIB en 2006, el déficit pasó a 20 puntos en 2015, eso es como 40.000 millones de dólares. 12 de esos 20 puntos los pone el Banco Central todos los días en billetes con la impresión de dinero inorgánico”, dijo durante el foro Análisis de Coyuntura Económica organizado por la asociación civil Espacio Público.

Oliveros coincidió con el también economista José Guerra, con quien compartió el espacio, al afirmar que el déficit fiscal comenzó en el año 2006 con la ola de expropiaciones que hizo insostenible al Estado y que requería un precio petrolero cada vez mayor. Ante el desplome de los precios del crudo por debajo de los 40 dólares desde mediados de 2014, que redujo a poco más de la mitad los ingresos en divisas de la nación, el déficit se exacerbó hasta alcanzar los 20 puntos, “una cifra bastante grave”.

“Uno no entiende cómo, con una caída tan brutal en los ingresos, el Gobierno renuncia a la devaluación, la respuesta es estrictamente política en mi opinión (…) ¿Cómo no se usa el cartucho de la devaluación que permitiría por lo menos aliviar un poco la crisis”, se preguntó.

El economista señaló que el gobierno de Nicolás Maduro optó “por el camino menos arriesgado para él”, para evitar los costos políticos que le generaría aplicar medidas eficaces orientadas a corregir los desequilibrios que acumula la economía, como es el caso de la devaluación, y “escogió surfear la crisis con todas sus consecuencias”.

Si usted después de recortar 40% las importaciones tiene un déficit de caja de 18.000 millones de dólares eso es bastante grave (…) pero lo que es más grave es la inacción del Gobierno

Indicó que el Gobierno sí ha hecho un ajuste, pero “muy malo”, que se ha reflejado en un recorte de las importaciones en 40% y que “ha sometido a la economía a una recesión brutal, sobre todo al sector privado”.

“Ese ajuste sigue siendo insuficiente porque el promedio anual del barril petrolero va por los 50 dólares y sigue existiendo un hueco fiscal” que ha obligado al Gobierno a vender activos, a renegociar con varias naciones los pagos de deuda por envíos petroleros a través de Petrocaribe y a buscar nuevos financiamientos de la República Popular China, agregó.

Asdrúbal Oliveros aseguró que en el presupuesto de gasto para este año solo están contemplados recursos en divisas para bienes prioritarios, entre ellos alimentos, medicinas y cuidado personal, “ahí no hay dólares para el sector automotriz, ni para vestido, calzado, electrodomésticos, ni para pagar deudas viejas ni demandas del Ciadi (…) Aún con todo ese recorte al Gobierno le están faltando casi 18.000 millones de dólares”, detalló.

“Si usted después de recortar 40% las importaciones tiene un déficit de caja de 18.000 millones de dólares eso es bastante grave (…) pero lo que es más grave es la inacción del Gobierno con un déficit de ese tamaño”, apuntó.

De acuerdo con cálculos de Ecoanalítica, las liquidaciones de divisas al sector privado se redujeron dramáticamente durante el primer semestre de 2015 en comparación con el mismo periodo del año anterior, pasando de 139 millones de dólares diarios a USD 45 millones. “Todo eso está ocasionando la caída brutal de los niveles de PIB potenciales y la destrucción de las cadenas de valor (…) el esquema cambiario es muy ineficiente”.

Economía en profunda recesión

Al cierre de junio la inflación anual llegó a 128%, según cálculos de Ecoanalítica. Crédito: Alex Urbina/ Sumarium 

El socio director de la firma Ecoanalítica estima que este año la contracción del PIB de Venezuela será de 9% y calcula que en 2016 será de 6%.

“Hoy en Venezuela solo dos sectores están creciendo, pero están en peligro de dejar de crecer, esos son banca y seguros que entró ya en la senda de la desaceleración y el sector de las comunicaciones, el resto tiene caídas muy fuertes superiores al 10%”, informó.

Sin embargo, afirmó que el ajuste del Gobierno está pasando mayor factura en la gente. “La crisis social por la caída de los salarios es uno de los elementos que puede hacer que esto implosione (…) “Los salarios son los peores en los últimos 25 años. No habíamos visto una contracción tan fuerte como esta”, dijo.

De acuerdo con datos de Ecoanalítica la capacidad de compra del salario promedio cayó en junio en 15% por la aceleración de la inflación.

Asdrúbal Oliveros indicó que ante la falta de cifras oficiales, que el BCV no ha publicado, Ecoanalítica calculó para el cierre de junio la inflación se ubicó en 128%, pero la subyacente o implícita que mide la firma desde 2013 y que toma en cuenta las distorsiones de los mercados negros de divisas, los precios fuera de las redes públicas y el contrabando y bachaqueo, está sobre el 200%.

“A medida que la espiral hiperinflacionaria se profundice se puede llegar a una paralización del proceso productivo y comercial. Ya la escalada del paralelo está llevando a eso. El arrase que representa una aceleración de la inflación, que se le ha ido de las manos al Gobierno, es otro elemento de implosión”, advirtió.

Para los próximos meses, Oliveros cree que la escasez se agudizará, aunque señala que el Gobierno podría mejorar la liquidación de divisas para alimentos y medicinas. Descartó un default o impago de la deuda para este año, porque considera que “con muchos sacrificios el Gobierno va a pagar”.

Ecoanalítica estima que el tipo de cambio ponderado para el consumidor es de 178,4 bolívares por dólar y en el alimentos y bebidas no alcohólicas es de 84 bolívares por dólar. “Eso nos dice que hay espacio para una devaluación, incluso sin ser costosa socialmente porque ya hay muchos precios que se han ajustado, refleja también el nivel de empobrecimiento y dice además el porqué todo el mundo quiere ganar en dólares”, concluyó.

El economista cree que la escasez de agudizará en lo que resta de año. Crédito: Alex Urbina/Sumarium