Gobierno niega las pensiones a los jubilados en el exterior

Alrededor de 10.500 jubilados en el exterior no reciben sus debidos pagos; de ellos 1.600 vivirían en Estados Unidos.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Muchos venezolanos jubilados y pensionados que se encuentran en el exterior denunciaron que no han recibido el pago que le corresponde por parte del Estado.

El presidente de la República, Nicolás Maduro, afirmó en octubre de 2015 que el aumento del salario mínimo incluía un pago extra las personas de la tercera edad, sin embargo, muchos de ellos dicen que llevan casi siete meses sin que les depositen “ni un centavo”.

De acuerdo a lo reseñado en El Nuevo Herald, tras verse perjudicados estos venezolanos han decidido agruparse a nivel mundial y crear la organización Jubilados de Venezuela en el Exterior (JVE) con el propósito de velar por sus intereses y centrar la atención sobre este tema.

Debido a este enorme retraso… los jubilados están sufriendo todo tipo de problemas. Desde el desalojo de sus viviendas, pérdida de enseres domésticos, cancelación de tarjetas de crédito… hasta prácticamente morir de mengua por falta de fondos para lo más elemental: comida y vivienda”, manifestó Miguel Megias, profesor de la Universidad de Carabobo que actualmente se encuentra retirado en Granada, España, y que se ha puesto al frente de JVE.

Asimismo, indicó que está esperando por los abonos de su pensión universitaria desde septiembre de 2015.

Alrededor de 10.500 jubilados en el exterior no reciben sus debidos pagos; de ellos 1.600 vivirían en Estados Unidos, estima esta organización. 

Según la JVE, los pensionados adscritos al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IvssV cobran en promedio un bono de unos 7.245 bolívares mensuales, equivalentes a 1.150 dólares al tipo de cambio oficial de 6,30.

Los retirados que residen en España reciben sus pagos sin problemas gracias a un convenio multilateral iberoamericano, mientras los que viven en Estados Unidos no disfrutan de tal arreglo.

Según lo establece el Cencoex, el otorgamiento de divisas está sujeto a la disponibilidad del Banco Central de Venezuela, que desde hace meses no ha dado el permiso para transferir los fondos a las cuentas bancarias de los retirados, reseña el diario.

“Si no recibimos este dinero nos morimos de hambre. Es un derecho de supervivencia. Mi señora tuvo que buscar un empleo de noche…refinanciamos la casa”, expresó César Pérez, un ex capitán de navío de la armada venezolana que vive con su esposa y su hijo de 20 años en Charlotte, Carolina del Norte, dijo que en su caso los retrasos de pago comenzaron en el 2014 y desde hace un año y medio no recibe su pensión.