Maduro anuncia “drástica medida de racionamiento” contra 15 C.C.

Nicolás Maduro afirmó que existen "grandes consumidores privados" de electricidad, entre ellos centros comerciales, a los que "les dimos cinco años para que tuvieran sus maquinitas de autogeneración y no las tienen".

Publicada por: el andreduardo@gmail.com @AndrEduardo

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El mandatario venezolano Nicolás Maduro advirtió este jueves que tomará “una drástica medida de racionamiento” contra quince centros comerciales que “no cumplieron con la Ley”, en medio de la crisis de generación eléctrica que afecta al país.

En cadena obligatoria de radio y televisión, Maduro dijo en términos militares que su Gobierno está “defendiendo” la represa hidroeléctrica del Guri “día por día, hora por hora”, misma que la oposición dice que no ha recibido el mantenimiento ni las inversiones necesarias durante la era chavista.

El mandatario afirmó que existen “grandes consumidores privados” de electricidad, entre ellos centros comerciales, a los que “les dimos cinco años para que tuvieran sus maquinitas de autogeneración y no las tienen”.

Cabe destacar que dichas “maquinitas” se importan con dólares y Venezuela todavía está bajo el férreo y cada vez más restrictivo control de cambio impuesto por el chavismo desde 2003.

En tal sentido, Maduro amenazó con “tomar una medida drástica de racionamiento sobre un conjunto de unos 15 centros comerciales del país que no cumplieron con la Ley y están consumiendo en momento crítico del fenómeno ‘El Niño’ sin conciencia“.

“He autorizado al ministro de Energía Eléctrica para que proceda” con su orden, agregó.

El Gobierno de Maduro ha culpado al fenómeno meteorológico ‘El Niño’ por la fuerte crisis de generación eléctrica que golpea al país, donde son muy frecuentes los cortes programados de servicio no anunciados. Entretanto, la oposición y expertos en la materia señalan a la corrupción y la falta de inversión como causa de la crisis, pues no se instalaron las plantas termoeléctricas prometidas y pagadas.

En 2010, exorbitantes cifras de dólares se asignaron para intentar paliar la crisis de generación eléctrica de entonces, que Chávez prometió que no se repetiría.