MCM: Gobierno “usa” a la Fanb para “violar” la Constitución

Maduro "ha pretendido crear conflictos internos, como la represión desencadenada contra el rebelde estado Táchira y externos, primero con Guyana, siempre con los Estados Unidos de América y ahora con Colombia".

MCM: Gobierno “usa” a la Fanb para “violar” la ConstituciónAnte el colapso del Estado mafioso y la pérdida del respaldo popular, inclusive en sus propias filas, aunado a la destrucción de la economía nacional, Nicolás Maduro ha pretendido crear conflictos internos. Crédito: Alex Urbina / Sumarium - Archivo
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La coordinadora nacional de Vente Venezuela, María Corina Machado, emitió un comunicado referido a la situación que se vive en la frontera colombo-venezolana. En el mismo, indica que el gobierno de Nicolás Maduro usa a los oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) para “violar” la Constitución.

“Todos sabemos que con ello quieren encubrir su responsabilidad política por el cuadro de deterioro de todos los aspectos de la vida nacional, que conforman ya una peligrosa crisis humanitaria”, agrega la dirigente opositora.

El documento, titulado “Comunicado ante ataque despiadado de los ciudadanos de la frontera colombo-venezolana”, señala que Maduro “ha pretendido crear conflictos internos, como la represión desencadenada contra el rebelde estado Táchira y externos, primero con Guyana, siempre con los Estados Unidos de América y ahora con Colombia”.

Este es el comunicado completo:

De manera arbitraria, injustificada y brutal, el régimen venezolano ha aplicado un nuevo ataque a los colombo-venezolanos, instaurando el Estado de Excepción en seis municipios del estado Táchira, cerrando la frontera con Colombia y provocando el desplazamiento forzado de miles de ciudadanos.

La prueba de la crueldad del régimen contra los habitantes de la frontera es desgarradora: testimonios de madres e hijos separados, hogares destruidos, vejámenes y humillaciones. Y como brazo ejecutor, el régimen obliga a nuestras Fuerza Armada Nacional (FAN) a violar la Constitución y las leyes que garantizan los derechos de los colombianos que viven en Venezuela y a enfrentar a los hijos de Bolívar. Ahora, el régimen de Nicolás Maduro amenaza con extender esta peligrosa operación a toda la frontera con nuestra hermana República de Colombia, profundizando la zozobra y el daño a los ciudadanos que allí habitan.

Los venezolanos repudiamos estas acciones y advertimos que la injusta restricción de garantías a nuestros hermanos tachirenses, evidencia la pretensión del régimen de avanzar en la militarización, el control social, la represión militar y policial y la censura en toda Venezuela.

Se argumenta como justificación de las despóticas medidas tomadas contra el Táchira, una alevosa y condenable agresión contra integrantes de nuestra FAN, que deploramos y lamentamos; pero todos sabemos que con ello quieren encubrir su responsabilidad política por el cuadro de deterioro de todos los aspectos de la vida nacional, que conforman ya una peligrosa crisis humanitaria. En este caótico escenario, resalta el abandono de nuestras fronteras durante los últimos 17 años, agravado por desatinados y antinacionales manejos de la política exterior de espaldas a los intereses permanentes de la República.

El régimen pretende ocultar tal abandono, valiéndose de demostraciones de fuerza que victimizan a la población civil, con actos violatorios de los derechos humanos. Estas acciones nos avergüenzan ante nosotros mismos y ante el mundo, porque además de su ilegalidad, ponen al descubierto el intento de focalizar en una sola región la responsabilidad por el acelerado deterioro de toda la Nación.

Ante el colapso del Estado mafioso y la pérdida del respaldo popular, inclusive en sus propias filas, aunado a la destrucción de la economía nacional, Nicolás Maduro ha pretendido crear conflictos internos, como la represión desencadenada contra el rebelde estado Táchira y externos, primero con Guyana, siempre con los Estados Unidos de América y ahora con Colombia.

Nadie se engaña. El cierre de la frontera no disminuirá el contrabando, ni impedirá la operación de las mafias, por cuanto estas actividades son realizadas, en su alta escala, al favor de notorias complicidades oficiales. Todo lo contrario, reduce el comercio, el libre tránsito y daña la vida cotidiana de los ciudadanos. Lejos de solucionar los problemas, los fomenta y privilegia la ilegalidad, bajo una supuesta operación de seguridad ejecutada por efectivos militares y policiales.

Debemos rechazar la represión y la persecución desatadas contra la gente de la frontera del estado Táchira, que afectan a dos pueblos unidos por la más gloriosa historia común. Exigimos que se abra de inmediato la frontera y que se derogue el injustificado decreto de Estado de Excepción. Igualmente, que se respete el ordenamiento jurídico que confiere derechos a los colombianos en Venezuela.

Vanamente, el régimen busca enfrentarnos a colombianos y venezolanos, en un momento en el que, como nunca, contamos con el apoyo del pueblo de Colombia en nuestra lucha por la Transición a la Democracia en paz y en el que los colombianos cuentan con el nuestro en la lucha por la definitiva pacificación de su país.

Los colombianos saben que no habrá paz duradera en Colombia hasta que exista una verdadera democracia en Venezuela y sabemos que juntos construiremos un porvenir de progreso, crecimiento, libertad y paz.