Griegos, ansiosos y fatalistas, esperan fin de negociaciones

"Será muy difícil lograr un acuerdo, no veo a los socios europeos dispuestos a hacer regalos a los griegos", dijo un ateniense.

Griegos, ansiosos y fatalistas, esperan fin de negociacionesA los griegos les ha afectado el corralito financiero implementado hace dos semanas. Crédito: Angelos Tzortzinis/ AFP
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Atenas, Grecia. AFP).- Los atenienses esperaban este domingo entre ansiosos y fatalistas el desenlace de la cumbre europea, que podría decidir el futuro financiero de Grecia y su permanencia en la zona euro.

Angelos Panolas, un joven desempleado, no se muestra optimista. “Será muy difícil lograr un acuerdo, no veo a los socios europeos dispuestos a hacer regalos a los griegos”.

Pero no está inquieto y dice que “lo que tenga que pasar pasará”, aunque confía en que Grecia seguirá en la zona euro.

Un jubilado, Yanis Theodoridis, cuenta que los últimos días han sido muy difíciles. “No dormimos, todo el mundo está preocupado, ya no hay dinero, los bancos están cerrados”.

Los griegos pueden retirar 60 euros diarios por persona en los cajeros, y algunos bancos abren para proporcionar un poco de dinero a los jubilados que no tienen tarjeta bancaria.

Theodoridis dice que los gobiernos griegos tienen que dejar de reírse del pueblo y se pregunta “si aún debe creer en algo”.

“Si volvemos al dracma, todo habrá terminado, será una catástrofe y no podremos volver atrás”, añade.

Irini Karanasiou, de 77 años, cree que “los socios europeos están siendo duros con el gobierno griego”, pero que “los griegos también son responsables de esa situación” porque no estaban dispuestos a negociar con los acreedores al principio.

‘Ellos deberían dejar Europa’

“Claro que estamos estresados y tenemos miedo por el futuro de nuestro país”, afirma Katerina, guía turística de 23 años, que cree que “los acreedores exageran y manipulan la realidad para mostrar una mala cara de Grecia, lo que no ayuda a que avancen las cosas”.

Pero Katerina no pierde la confianza. “No creo que Grecia vaya a salir de la zona euro, tiene una historia tan grande, unas relaciones muy largas con otros países europeos y fronteras con regiones estratégicas”.

Nikos, otro jubilado, está muy enfadado con el ministro de Finanzas alemán Wolfgang “Schauble y los demás, que pronto serán parte del pasado, y serán juzgados por la historia”.

“Pienso que cometen un error al ser tan duros con Grecia. Intentan que Grecia salga de su propia casa”, añade, asegurando que no comprará ningún producto elaborado en Finlandia, uno de los países más severos con Atenas.

“(Los finlandeses) son tan fríos que ellos son quienes deberían dejar Europa”, dice.

Nikos cree, no obstante, que Atenas y sus acreedores -Unión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional- alcanzarán un acuerdo porque “Europa quiere a Grecia”.

Antonis, taxista, no tiene ninguna duda sobre el desenlace de las negociaciones. “Ellos (los acreedores) dicen sí, dicen no, para asustar a la gente, pero al final van a firmar”.