Gustavo Marín: prensa en EE.UU. está jugando el papel de “agente de publicidad”

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El comentarista político, abogado y ex candidato al Congreso federal, Gustavo Marín, conversó con Sumarium Radio sobre el papel de la prensa en EE.UU. en este ciclo electoral, argumentando que es una prensa que deja mucho que desear en términos de encontrar e investigar. Se trata en su opinión de una prensa que no está por tanto jugando el papel de agente de cambio, sino de agente de publicidad para la política, para aumentar la circulación o la teleaudiencia. Este cuestionable papel de la prensa se evidencia, por ejemplo, en que no ha habido ninguna voluntad de los medios de hacer un escrutinio y cuestionamientos sobre las acusaciones constantes que emanan sobre Donald Trump, ni tampoco ha habido la misma fuerza insistente e incisiva para que Trump revele sus conexiones turbias, sus malos manejos y sus fracasos en el mundo de los negocios, ni para que revele los pasos que dio en materias de corrupción con sus contribuciones a políticos, como en cambio sí ha tratado de hacerlo de manera insistente y excesiva con la candidata Hillary Clinton.

Para Marín, una de las cosas que se evidencia en relación con la pareja Clinton es que ambos han estado en la política nacional por los últimos 25 años y han cosechado una gran cantidad de enemigos, muchos de los cuales lo han tomado en forma personal contra ellos. Por ejemplo, en el caso del escándalo de Bill Clinton con Monica Lewinski, a la gente se le olvida o quizás no sabe que casi todos los representantes de la Cámara que intervinieron en el juicio contra el Presidente luego se vieron involucrados en escándalos sexuales y sufrieron la misma suerte que Bill Clinton.

Marín asevera que todos los alegatos sobre “pay to play” que se han esgrimido contra Hillary Clinton en materia de corrupción vienen de un libro de Peter Schweizer, un ex historiador de la Fundación Hoover, titulado “Clinton Cash”, alegatos que según se evidenció hace un par de semanas en el show en ABC de George de Stephanopoulos no pudieron ser fundamentados por el propio Schweizer. El problema de acuerdo al analista, es que los enemigos de Hillary Clinton con la ayuda de las teorías conspirativas de la “derecha alternativa” han logrado crear matrices de opinión acusándola de corrupta y mentirosa, y ya no importa la evidencia ni la cantidad de investigaciones que exoneran de responsabilidad a Clinton, pues al final se impone esa matriz negativa e interesada en contra de ella.

Para Marín la campaña demócrata no parece haber estado preparada para responder a la gran cantidad de falacias, mentiras y desinformación que viene de la campaña Trump y responder con la misma agresividad. “Si vamos a hablar de ‘pay for play’, en EE.UU. no hay un solo político que te dé acceso si tu no le das una contribución sustancial”, añadió.

Según el analista, habría que ir incluso mucho más allá de esta elección presidencial y preguntarse incisivamente sobre los nexos de Trump como magnate del sector inmobiliario con el crimen organizado.