Habitantes de Cúcuta temen que el cierre se vuelva indefinido

“Uno ya no se sorprende. Este puede ser el comienzo de un cierre definitivo de la frontera".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El cierre de la frontera de Venezuela con Colombia no sorprendió a los habitantes de las poblaciones ubicadas a lado y lado. Sin embargo, esta medida afectó a decenas de ciudadanos de ambos países que se dirigían a trabajar, estudiar, cumplir citas médicas, e inclusive a turistas.

Lea también: Así ha sido el despliegue militar en la cerrada frontera con Colombia

Se estima que 450.000 personas se verían perjudicadas con esta acción tomada por el gobierno venezolano ya que no puede transitar la vía que comunica ambas naciones y dejarían de circular alrededor de 36.000 vehículos.

Para Alirio Torres, un colombiano que trabaja en el transporte público, el ataque a tres miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) durante una operación en San Antonio del Táchira “no es una razón suficiente” para imponer un bloqueo.

De acuerdo a lo publicado en el diario colombiano El Tiempo, así como Torres muchas personas temen que la nueva orden termine siendo indefinida, como sucedió con los cierres nocturnos de la frontera establecidos para combatir el contrabando y que solo iban a ser por un mes, pero completaron un año.

Lea también: Ordenan el cierre por 72 horas

“Uno ya no se sorprende. Este puede ser el comienzo de un cierre definitivo de la frontera. Nos tocará acostumbrarnos”, manifestó Torres.

Asimismo, la medida causó malestar en los sectores económicos de Cúcuta y en líderes gubernamentales que calificaron de “arbitraria” la medida del gobierno del vecino país.

“El presidente Maduro no puede estar tomando ese tipo de decisiones en caliente”, acotó el gobernador de Norte de Santander, Édgar Díaz.

Díaz recordó que en varias oportunidades los miembros de la Fuerza Pública colombiana han sido atacados por bandas criminales que “terminan refugiadas en ese país”, sin que eso haya sido un motivo para un cierre fronterizo.

Ya no se conformaron con cerrar en horas de la noche, sino que ahora son 72 horas; luego será una semana. Aquí, los más perjudicados son la gente de la base que estudia, que trabaja