Habla el concubino de la doméstica masacrada en Villa Heroica

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La doméstica que fue masacrada junto a su hijo y otras tres personas en Villa Heroica, en Guatire, en el estado Miranda, tenía 3 meses trabajando como empleada fija para la familia del Cicpc jubilado.

Según precisó el periodista Deivis Ramírez Miranda, en una publicación en el diario El Universal, el concubino de Liliana Characo Monrroy, de 36 años, le realizó en varias oportunidades trabajos de reparación de aires acondicionados y refrigeración en el hogar del exfuncionario.

Asimismo, la mujer aprovechaba de realizar algunos trabajos de limpieza itinerantes en el lugar cada vez que acompañaba a su pareja a la casa. Por ello, conocían a Characo Monrroy e incluso se ganó el cariño de la familia Alfonzo.

Pedro Rafael Segura, concubino de Liliana, comentó que fue “una desgracia eso que ocurrió, me desgraciaron la vida, quedé solo. No tengo cara para ver al comisario Heberto” y dijo no sabe qué hará, pues siente la tragedia al doble.

“Lili”, como era conocida la mujer, no tuvo hijos con Segura, sin embargo, tenía cinco vástagos de dos relaciones anteriores.

El menor de sus hijos, el que fue asesinado junto a ella, vivía con pareja en una vivienda que levantaron juntos en una zona popular de Guarenas.

Según contó el hombre, al adolescente no le gustaba estudiar, sino andar en la calle: “Ese muchacho era rebelde, por su culpa siempre peleaba con Lili, porque no le hacía caso a ella, era muy callejero, callado, no decía nada”.

Contó que conoció a “Lili” cuando “se vino de Guárico a vivir con su madre. En esa casa yo estaba alquilado, nos enamoramos y nos fuimos a vivir juntos. Lili era una mujer que no le hacía daño a nadie, era agradable y nada ambiciosa, se entregó al trabajo por sus hijos, todo lo compartía”.

Afirmó que la familia del comisario les tenía mucho cariño: “La señora Yami, que su alma esté en paz, le tenía mucho cariño a mi mujer. Caramba, yo todavía no me explico eso que pasó“.

EL ADOLESCENTE NO FUE A TRABAJAR

Según precisó Pedro, el adolescente no fue a trabajar en la carnicería en la que laboraba hace casi dos semanas en Los Naranjos de Guarenas.

“Ojalá y yo hubiese sabido que ese muchacho andaba en malos pasos, porque yo mismo lo hubiese reprendido. Yo soy una persona humilde, sin ninguna ambición y ahora me queda esa mala reputación”, agregó Pedro.

Igualmente, expresó que le había dicho a Lili que se retirara de ese trabajo, “porque esa gente estaba manejando mucho dinero y me parecía peligroso, pero ella me decía que no porque la señora Yami se sentía sola y la quería seguir ayudando. Ella vendía ron y cigarros en la casa los fines de semana, y ese dinero ayudaba. Yo creo que el muchacho con su junta lo que hacía era comentar lo que veía en esa casa y mire en lo que terminó todo”.

El día de la masacre el joven no fue a su trabajo: “Un vecino del barrio lo puso a trabajar y ese día salió a eso, pero nunca lo hizo, como que ya tenían un plan“.

Pedro aseveró que estaba trabajando cuando ocurrió el atroz asesinato y apuntó que estuvo llamando y enviando mensajes a Lili pero no hubo respuesta. “Así que me enteré de todo cuando me llegó la policía a la casa, eso fue un golpe duro de verdad”.

“Imagínese, fueron dos de un solo golpe. Hicimos milagros para poder pagar todo lo de la funeraria. Lili era muy querida en Guárico y allá hicieron una colecta por radio y mandaron dinero, lo demás lo conseguimos prestado por todos lados”, detalló.

Segura está viviendo ahora con un hermano de Lili y uno de sus hijos que vino desde Guárico hace un mes para resolver un problema con la cédula.

“Al menos tengo esa compañía, pero estoy destrozado, tengo miedo a represalias, ahorita no se qué hacer. Solo pido paz para esas personas que murieron tan feo”, recalcó.

EL VECINO IMPLICADO EN LA MASACRE

En cuanto a su vecino, Darwin José Rodríguez, de 26 años, quien fue detenido por estar implicado en el asesinato, expresó que vivía a dos casas de la suya.

“Uno no puede juzgar a las personas directamente, yo lo veía normal, lo saludaba y ya. Jamás y nunca uno se imagina que sean capaces de hacer algo tan malo“, refirió.