Habla el “Monstruo del modelaje”

Negó tener una red internacional de pornografía, puesto que si fuese así "sería rico y tuviese el dinero para sacar a mi madre del retén El Marite".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: El Heraldo

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Adolfredo Rafael Matos, conocido como el “Monstruo del modelaje”, ofreció reveladoras declaraciones al diario La Verdad, en donde reconoce su culpabilidad de los hechos que se le acusan, pero comentó que existe un “problema de intereses y ambición”.

Asimismo, manifestó que los padres de las víctimas firmaron las cláusulas “donde aceptaban que a sus hijas les tomaran fotografías en ropa interior”.

Lea también: El “Monstruo del modelaje” tenía videos de sus víctimas abusadas sexualmente

Esos contratos la doctora Mayelis Yélamo se encargó de destruirlos el día que me negué a pagarle más de lo que ya le daba por las ventas de las fotos. Ella se quería asociar conmigo y como le dije que no, entonces se dirigió a la casa de las otras madres y se puso de acuerdo con ellas para denunciarme ante la Policía por pornografía infantil. Juntas entrenaron a sus hijas para que acusaran a mi madre, quien las enfrentó el día que me fueron a buscar a su casa”, acotó.

Rechazó las acusaciones donde aseguran que tiene una red internacional de pornografía, puesto que si fuese así “sería rico y tuviese el dinero para sacar a mi madre del retén El Marite y poderme pagar un abogado privado. Mis cuentas nunca pasaron de 20.000 bolívares, no tenía casa propia y el carro que manejaba me lo prestaban”.

Reveló que luego de huir de Venezuela, estuvo tres meses encerrado en una habitación en Colombia con sus hijos y al verlos sin alimentos, se dedicó a cortar cabello hasta que pudo comprar herramientas para trabajar en la carpintería y el tapizado.

Sostuvo que su captura “fue ilegal, me tuvieron un día preso y la orden de captura fue emitida el 15” y agregó que se mantuvo en el anonimato mientras vivió en Colombia.

AMENAZA CON QUITARSE LA VIDA

“Tras mi detención, intenté quitarme la vida, tomándome la caja entera de Ceroquel, las pastillas que utilizo para controlar mis nervios. Ese día me hinche y me llevaron de emergencia al Hospital de Maicao. Días después de haberme recuperado me dio un preinfarto”, contó.

Sumó que “si pudiera, pediría que me mataran (…) No quiero vivir. Le pido a mi mami, que me perdone y a mi esposa que también me perdone, porque yo sé que no voy a aguantar esto. De un momento a otro yo me quito la vida, porque ya no aguanto”.

Adolfredo Matos aseveró que le han puesto precio a su vida: en Venezuela ofrecen 500 millones de bolívares y en Colombia 2 millones de pesos.

“Uno de los padres de las niñas que me denunció en Maracaibo es quien está ofreciendo esa cantidad para que me maten. El domingo los reos gritaban que me sacaran de donde estoy, porque me quieren liquidar. Yo no soy un monstruo. El que me conozca a mí sabe que tengo un buen corazón”, dijo.

Lea también: Entre violaciones y amenazas, así actuó el “Monstruo del modelaje”