La crisis de las panaderías desde adentro

“Este mes solamente nos despacharon 25 sacos, y necesitamos mensualmente 300"

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- En las panaderías no hay pan. Dicen que no hay harina, pero hacen galletas, cachitos y suben constantemente sus precios. Esa es la percepción que tiene una gran parte del país, lógicamente frustrada ante la tarea cuesta arriba de comprar pan. Pero, en la otra cara de la moneda hay unos comerciantes que dicen resistir una crisis sin precedentes.

Emmanuel Caldera Chávez, dueño de una panadería ubicada en la avenida Fuerzas Armadas, explicó al portal Contrapunto que si “tú pides 100 sacos (de harina), te mandan 20. Tienes que rendirlo lo máximo que puedes para mantener el negocio abierto”.

“Si con el poquito de harina que hay sacas pan salado, lo vendes todo en un día y te quedas sin nada. Rendimos así, con cachito, pastelito, para mantener el negocio abierto”, aclara.

Según el comerciante hace unos meses un saco de harina de trigo (que trae 45 kilos) lo podía conseguir en unos 3.000 bolívares. Ahora, ronda los 7.000. A eso suma: el saco de azúcar en 32.000; una caja de huevos cuesta 22.000; un saco de levadura, 35.000.

Por esta razón, los panaderos olvidaron primero la elaboración de canillas que tendrían que venderse aún en un precio regulado de Bs. 7; y ahora el sobado o campesino que vendían en 180 bolívares.

“Tengo treinta y pico de años en panadería y nunca he visto una situación así. Ni cuando el paro pasó lo que está pasando ahorita. Estamos aguantando. Si no, quizá vendamos”, dice Caldera con preocupación.

Según reseña Contrapunto en la Royal Port, en La Candelaria, sacaban pan dulce en la mañana, a 60 bolívares, y campesino a 180 en la tarde. Pero desde hace una semana ya no lo hacen, y solo emplean la harina en cachitos y pastelitos. Ayer solo tenían dos sacos de harina.

“Este mes solamente nos despacharon 25 sacos, y necesitamos mensualmente 300. Un proveedor nos dijo hoy que posiblemente nos trae 30 sacos el viernes”, cuenta Yosmar Terán, quien suma 18 años trabajando en ese establecimiento.

Terán dice que también están “sacando cachitos, pastelitos, para no cerrar la panadería y no mandarnos a nosotros, los trabajadores, para la casa. Ya mandaron a dos panaderos de vacaciones, y a otro de la barra”.