Henrique Capriles se reunió con Pedro Pablo Kuczynski

Le salió al paso a las críticas diciendo que él es "el Jefe de Estado"

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Lima, Perú. AFP).- La oposición venezolana obtuvo este jueves el respaldo del nuevo presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski en su cruzada por lograr apoyo internacional a un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, lo que representa un cambio de giro en la anterior posición de Perú.

“Yo apoyo la democracia, apoyo las buenas causas, él es parte de una buena causa”, afirmó Kuczynski tras recibir al líder opositor venezolano Henrique Capriles, quien en una visita de 24 horas a Lima consiguió también una declaración de solidaridad del Congreso por la crisis política y humanitaria en Venezuela.

Kuczynski precisó que la posición de Perú se basa “en seguir los preceptos de las Américas que son de no interferencia de un país en otro, pero de respeto total a los derechos democráticos, (y) la tolerancia”, que reconoce la Constitución de Venezuela.

“La Constitución venezolana encarna esos principios porque permite la revocatoria, es un tema importantísimo en este momento que nosotros moralmente apoyamos sin interferir en la vida política de Venezuela”, agregó en declaraciones a la prensa Kuczynski, un exbanquero de Wall Street que asumió el poder el 28 de julio.

Kuczynski hizo sus declaraciones al mismo tiempo que quince países de la Organización de Estados Americanos llamaban en un comunicado a cumplir “sin demoras” las etapas que faltan para convocar a un referendo revocatorio en Venezuela.

La declaración presidencial supone un giro radical de la posición de Perú, que durante la gestión de Ollanta Humala (2011-2016) evitó criticar al gobierno de Nicolás Maduro y antes al de Hugo Chávez, de quien recibió apoyo en la campaña electoral de 2006.

Capriles había destacado horas antes que Kuczynski representaba “un gobierno diferente” evocando que el Humala “no quiso recibirme como presidente temporal de Unasur”, cuando visitó Perú hace dos años.

EL CONGRESO

El opositor venezolano también acudió al Congreso que lo recibió con una salva de aplausos y con gritos de “¡libertad, Venezuela libertad!”. El parlamento aprobó una moción de solidaridad con Venezuela en la que expresó su “profunda preocupación por la crisis política y humanitaria” en ese país.

El Congreso también demandó “la inmediata libertad de presos políticos” y rechazó agresiones contra parlamentarios venezolanos así como “el desconocimiento y no acatamiento de sus decisiones”. “Queremos que Perú tenga una posición firme exigiendo el revocatorio, los países de la región deben tener firmeza ante (el presidente Nicolás) Maduro para pedirle que convoque el referendo, porque está ganando tiempo” para dilatarlo hasta el próximo año, había dicho temprano Capriles en conferencia de prensa.

Según Capriles, la única forma de evitar un estallido social en Venezuela es a través del referendo: “una solución pacífica, constitucional y electoral que pasa por el pueblo venezolano”, alegó.

“No queremos que estalle Venezuela porque eso traería repercusiones negativas en la región, con desplazados, pero la región no se puede poner de lado”, acotó Capriles quien resaltó que en estos momentos el gran problema de su país es la falta de alimentos.

“Esta mañana desayunando provocaba traer el pan porque no hay pan en Venezuela”, acotó. Explicó que la presión que ejercen para realizar el referendo antes del 10 de enero de 2017 radica en que si Maduro lo pierde, habrá elecciones generales, pero que si se celebra después y el gobernante es revocado, será reemplazado por su vicepresidente.

Capriles sostuvo no obstante que “sería muy difícil sostener un gobierno chavista si Maduro es revocado y lo reemplace su vicepresidente”.