“Hillary se comportó de manera magistral para provocar a Trump”

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)- El analista político Gustavo Marín compartió con Sumarium Radio sus impresiones sobre el tercer debate presidencial entre Hillary Clinton y Donald Trump celebrado en Las Vegas, Nevada el día de ayer.

Para Marín definitivamente la participación de Hillary Clinton en el debate fue un claro ejemplo de una persona consumada en el arte del debate, con una capacidad enorme, una paciencia extraordinaria y un talento que demuestra que si puede ser Presidente de EE.UU. ya que lidia con cualquier tipo de eventualidad y prevalece.

En su opinión Hillary Clinton se manejó en el debate de una manera magistral para provocar en Trump tal grado de inseguridad que respondiera de manera agresiva, soez, insultante y definitivamente desenfocada, lo cual una vez que ocurre le hacer perder control del debate y la capacidad de responder a lo que estaba pasando en el mismo. Utilizando un lenguage pugilístico Marín explica que ganar una pelea “no depende solamente del talento, la capacidad o la fuerza de un boxeador, sino de la capacidad de aguantar el número de rounds que se le asignen. En este caso es evidente que ya después del tercer o cuarto round el señor Trump empezó a vérselas muy mal, a buscar toda una serie de racionalizaciones que no existen y a mencionar una serie de datos incoherentes como ocurrió con el plan económico, área en la que perdió una oportunidad extraordinaria pues sus argumentaciones económicas sonaron de kindergarten.

Hillary Clinton en cambio fue muy coherente, como lo ha sido con anterioridad inclusive en asuntos que eran desventajosos para ella como los emails y la Fundación Clinton, que han sido temas constantes en los ataques en su contra. “Sin duda Trump perdió, pero lo hizo en grande en parte por la capacidad y la estrategia de Hillary Clinton, y en parte porque una vez más se comprobó que Trump no tiene la madurez emocional para mantener un debate ni participar en un intercambio objetivo de ideas, lo cual demuestra más que nada su incapacidad para ser Presidente”, asevera el analista.

Respecto a la declaración de Trump de que en su momento vería si acepta los resultados de las elecciones y que como dijera al moderador del debate Chris Wallace, “mantendría en suspenso cual será su decisión”, Marín recordó que Trump tiene una feligresía colmada de elementos frustrados, de personas que no son de conciencia democrática y en las cuales pudiera tener peligrosa resonancia este mensaje antidemocrático. Además considera que “Trump y sus asesores hicieron encuestas internas y desde hace semanas están diciendo que está elección está vendida, está pactada y es ilegal, porque saben cual es la última página de esta historia y es que no van a ganar las elecciones“.

Marín recordó que desde el principio Trump adoptó un plan estratégico que fue el de apelar a los temperamentos y las emociones más bajas y a las frustraciones de una masa que no tiene la menor idea de lo que le está pasando y de cómo salir de allí, y probó usar eso de una manera muy demagógica en una especie de agenda pseudopopulista, pero su problema fue y sigue siendo que más allá de esa base de seguidores que son millones pero no es mayoritaria, le va a ser difícil lograr los elementos necesarios para una victoria, pues no tiene a hombres y mujeres jóvenes graduados en la universidad muchos de los cuales antes votaban republicano, como tampoco tiene a las minorías.