Hombre que decapitó a su pareja ya la había maltratado

Los investigadores tienen dos hipótesis del crimen; una de orden mental y la otra, pasional.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

J. Mejía, quien sale en la fotografía con Jéssica Durán tiene una orden de captura.

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) “Ese hombre la golpeaba, celaba y la maltratada, pero Jéssica no lo quería dejar, por amor, estaba muy enamorada de él”, expresaron los más allegado de Jéssica Durán López, la joven de 26 años de edad que fue decapitada por su pareja J. Mejía.

Según la publicación de La Nación, ante el hallazgo del cadáver en la nevera, el pasado sábado en el apartamento de Colón, municipio Ayacucho, estado Táchira, una amiga de la víctima señaló: “No le permitía salir con sus amigos, no la dejaba usar faldas cortas, la limitaba muchísimo. Incluso este 24 de diciembre, ella lo pasó sola, porque él se fue. Y aunque ella a veces decía sentirse triste por todo eso, también aseguraba que estaba muy feliz con él”.

Lea también: Decapitó a su pareja y metió el cuerpo en la nevera.

Jéssica, quien estaba graduada como TSU en Informática, vivía con su actual pareja y su hijo de cinco años que procreó de su exesposo. Afortunadamente para el día del crimen, el menor no se encontraba en el apartamento, llevaba varios días con su abuela en Maracay. Gracias a Dios, porque de no ser así, a lo mejor también lo hubiera matado a él”, comentó otra dama.

“PARA LO ÚNICO QUE SERVÍA ÉL”

Aseguran que, pese a que el autor del homicidio labora como obrero para un tío, su familia es propietaria de importantes fincas de la zona norte del estado, y es pudiente; sin embargo, “era Jéssica quien prácticamente se encargaba de pagar todo. Para lo único que servía él, era para celarla y prohibirle cosas. Y mire cómo le pagó. Al parecer, él era un matarife (persona que tiene por oficio matar y descuartizar el ganado destinado al consumo), y eso seguramente le facilitó hacerle lo que le hizo. Eso no tiene nombre”.

Para los investigadores y la Fiscalía existen dos vertientes, que tratarán de descartar  o confirmar apenas capturen al hombre. Estas se basan en una de orden mental y la otra, pasional.
Categoría: Venezuela | Claves: Estado Táchira Suceso