Huelga obliga al gobierno boliviano a producir pan

La harina para la producción de pan en Bolivia estaba subvencionada por el Estado desde 2011.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(La Paz. EFE) El Gobierno boliviano, a través de la estatal Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa), producirá y distribuirá pan la próxima semana si el gremio de panaderos cumple su amenaza de ir a la huelga en protesta por la retirada de la subvención estatal a la harina.

“Estamos trabajando para que Emapa brinde a toda la población pan”, declaró a la radio Erbol el viceministro boliviano de la Micro y Mediana Empresa, Martín Basurco, quien consideró injustificada la medida de presión de los panaderos.

Los gremios de panaderos de La Paz y de la vecina El Alto han anunciado una huelga de 48 horas, mañana y el martes, y el aumento del precio del pan después de que el Gobierno boliviano decidiera esta semana retirar la subvención a la harina que otorgaba desde el 2011 y que obligaba a mantener estable el precio de este alimento.

El aumento de precio con el que amenazan los panificadores entraría en vigor el miércoles y supone que la unidad de pan, que hasta ahora costaba 0,40 centavos de boliviano (unos 0,05 centavos de dólar), pasará a costar 0,50 centavos de boliviano (0,07 centavos de dólar).

Según el viceministro, los precios de la harina sin subvención en el mercado son ahora similares a los de hace una década y existe una hoja de costos que demuestra la rentabilidad de la producción de pan sin que la materia prima esté subsidiada.

Por ello, subrayó que las autoridades no cederán al “chantaje” del sector.

Frente a este argumento, los panaderos sostienen que la retirada de la subvención no se debe a la bajada de los precios de la harina en el mercado, sino a que el Gobierno se está quedando sin liquidez debido a la bajada de los precios del gas, cuya exportación es uno de los pilares de la economía boliviana.

“Es falso su argumento de que la harina ha bajado de precio”, dijo el presidente de la federación de panificadores de La Paz, Félix Quenta.

En otras regiones del país, los productores de pan también han anunciado una casi segura subida de los precios y convocado reuniones de emergencia la próxima semana para analizar la situación.

En cambio, en el departamento sureño de Tarija, los productores de pan descartaron un aumento de las tarifas debido a que nunca han empleado la harina subsidiada por el Estado ante la excesiva burocracia necesaria para conseguirla.

La ministra de Desarrollo Productivo, Verónica Ramos, justificó la decisión del Gobierno de retirar la citada subvención en la oferta de harinas baratas con la que actualmente cuenta el mercado y sostuvo que las autoridades vigilarán que no se aumente el precio del pan, porque “no existe ninguna justificación” para ello.

La harina para la producción de pan en Bolivia estaba subvencionada por el Estado desde 2011 y este año el Gobierno presupuestó para ese fin 412 millones de bolivianos (unos 58,8 millones de dólares).

El empleo de harina subsidiada ha permitido que en los últimos años el precio de la unidad de pan, conocido como “pan de batalla” o “marraqueta” y de unos 60 gramos de peso, se mantuviera estable en torno a los 40 centavos de boliviano (unos 0,05 centavos de dólar).

Categoría: América Latina