Patricia convirtió una luna de miel en una película de terror

"Nuestra luna de miel había sido grandiosa hasta hoy", aseguraron los californianos recién casados Fadi y Eva Badawi.

Patricia convirtió una luna de miel en una película de terrorLos turistas se vieron afectados por el huracán Patricia. Crédito: Reuters.
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Puerto Vallarta. Reuters) – Atraídos por la promesa de sol, arena y un relajante inicio de su vida matrimonial, los californianos recién casados Fadi y Eva Badawi no podían esperar a llegar a las playas de Puerto Vallarta frente a costas del Pacífico mexicano.

Sin embargo, menos de una semana después de que se casaron, la pareja procedente de Orange County pasó el viernes escondiéndose de una de las tormentas más poderosas de las que se tenga registro en un albergue en un campo de una escuela católica lejos de su hotel.

Nuestra luna de miel había sido grandiosa hasta hoy”, dijo Fadi, un contador de 30 años, todavía vestido con short de playa y una camiseta mientras se sentaba en un pequeño escritorio en un salón de clases.

“Es, de hecho, un poco emocionante porque veo muchas películas acerca del fin del mundo y esto es básicamente la misma atmósfera”, dijo mientras se reía.

Fadi trató de reconfortar a su ansiosa esposa mientras ella tomaba su cámara y suavemente acarició su mano y le susurró: “Yo te protejo”.

“Estoy realmente nerviosa, asustada pero confío en que Dios nos va a proteger”, dijo Eva, una empleada de 28 años de la administración de salud. “Tenemos miedo de lo desconocido más que nada”, añadió.

Muchos turistas fueron sacados temprano de sus hoteles por personal de las instalaciones para ser llevados al centro de convenciones, que fue designado por servicios de emergencia como uno de los principales albergues.

Pero después se consideró que el edificio estaba en riesgo de inundarse y alrededor de 500 personas fueron llevadas a los terrenos del colegio, donde fue instalado un albergue improvisado.

Más personas llegaban mientras el huracán se acercaba a Puerto Vallarta y tanto lujosas camionetas como vehículos de carga trasladaban a familias enteras.

LA TENSIÓN ERA PALPABLE

“Tenemos lugar todavía”, gritó Annie Johnson, una terapeuta física de 33 años de Toronto, a su esposo mientras arrastraba una maleta con ruedas.

“Esta podría ser la peor vacación de la vida”, murmuró y su hija Gianna de seis años la siguió sosteniendo una almohada blanca.

Algunos turistas optaron por salir en medio de la tormenta hacia sus hoteles.

Barbara Bornes, una jubilada canadiense de 61 años, caminaba a lo largo de la alberca del hotel Sheraton Buganvilias junto con su esposo Glen, los únicos huéspedes a la vista.

“No es gracioso y estoy asustada pero ¿Qué se puede hacer?”, dijo. “Tienes que sacar lo mejor de esto, ¿Correcto? Nuestros hijos vienen mañana y mi hermano y cuñada vienen también pero tal vez no logren llegar”, dijo.

Categoría: América Latina | Claves: Huracán Patricia México