La drástica caída de la industria venezolana de aluminio

Venalum, la reductora de aluminio primario más grande de Venezuela y Latinoamérica.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Reuters) – La producción de aluminio en Venezuela siguió retrocediendo en el 2015, pero la obtención de mineral de hierro se recuperó levemente, dijo el Ministerio de Industrias en su informe anual, en medio de un año caracterizado por las tímidas inversiones, obsolescencia de equipos y constantes conflictos laborales.

Venalum, la reductora de aluminio primario más grande de Venezuela y Latinoamérica, produjo 90.795 toneladas métricas del metal el año pasado, lo que refleja una caída del 15 por ciento con respecto al año previo, según el informe divulgado el jueves.

El Ministerio de Industrias citó entre los obstáculos o limitaciones de la gestión 2015 a los “bajos niveles de inventarios de materias primas, insumos y repuestos, disponibilidad intermitente de maquinarias y equipos”.
En marzo del año pasado, Venalum aceptó que se vio obligada a disminuir la pureza de sus productos agobiada por su difícil situación financiera.

Además, durante ese ejercicio se volvió a incrementar el costo de producción para elaborar una tonelada de aluminio, un reclamo por el que sus socios japoneses han buscado, por años, vender su participación en la firma.

Venalum tiene una capacidad instalada de 430.000 toneladas métricas de aluminio primario y está controlada en un 80 por ciento por el Estado venezolano. El restante 20 por ciento le pertenece a un consorcio de empresas japonesas integrado por Showa Denko, Kobe Steel, Sumitomo Chemical, Mitsubishi Materials y Marubeni.

Venezuela es un jugador importante en el mercado de semi elaborados, planos y largos de acero; mineral de hierro; briquetas de hierro en caliente (HBI); pellas y aluminio primario, pero en la última década se ha visto obligada a reducir sus envíos al exterior ante una declinante producción.

UNA CONSTANTE CAÍDA

Venalum exportaba el 75 por ciento de su producción a Estados Unidos, Europa y Japón. Sin embargo, desde el 2009, desde cuando ha visto una constante caída, redujo al mínimo sus envíos.

El Gobierno del presidente Nicolás Maduro ha dicho que espera recuperar la producción minera, pero al mismo tiempo pidió a sus empresas metalúrgicas, situadas en el sur del país, que reduzcan su actividad para colaborar con un plan de ahorro energético luego de tres años de intensa sequía en el país.

Por su parte, Alcasa, la otra reductora venezolana, fabricó 28.536 toneladas de aluminio líquido en el 2015, un leve retroceso de 0,9 por ciento interanual, pero bastante lejos de su capacidad instalada de 170.000 toneladas del metal.

Alcasa es propiedad del Estado venezolano, pero la panameña Reynolds tiene una participación minoritaria.
La mayor productora de mineral de hierro del país, la estatal Ferrominera, produjo 12 millones de toneladas en el 2015 un leve aumento del 9 por ciento respecto a las 11 millones de toneladas que reportó en 2014, uno de sus peores años.

Sin embargo, la cifra aún está lejos de su capacidad instalada de 25 millones de toneladas de mineral de hierro.
Días atrás, la mayor siderúrgica de Venezuela y la región andina, la estatal Sidor, dijo que su producción creció levemente en el 2015 para alcanzar 1,06 millones de toneladas de acero líquido, aún lejos de su capacidad instalada de 5 millones de toneladas del metal.