Inhabilitaciones, paridad de género, riñas… la cuesta por subir de la oposición

En momentos de incertidumbre y expectativa resulta necesaria la confianza, esa que, de acuerdo con opositores, no tienen los venezolanos por las instituciones, pero sí los líderes de la oposición por el voto ciudadano.

Inhabilitaciones, paridad de género, riñas… la cuesta por subir de la oposiciónLa ruta señalada por la oposición venezolana y sus líderes para asegurar el triunfo en las parlamentarias ha sido la unitaria, pero en ocasiones las diferencias empañan ese camino. Crédito: Politikaucab.
Publicada por: el maumaitreb@gmail.com @Mariang_ab

El miércoles la dirigente opositora María Corina Machado ratificó su postulación como candidata a la Asamblea Nacional para los comicios del 6 de diciembre, a pesar de que el 13 de julio recibió una inhabilitación firmada por el director de Declaraciones Juradas de Patrimonio, Wuilmer José León González. Ya los jinetes del apocalipsis que la misma oposición había vaticinado comienzan a escucharse. Primero fue inhabilitado administrativamente Daniel Ceballos, y ahora María Corina, esta última por “no declarar sus Cestatickets”.

Esta situación no parece más que el comienzo de algo que va a ser más largo, lo dijo Delsa Solórzano: “pretenden convertir estas elecciones en una carrera de obstáculos”. Pero la pregunta es, ¿podrá superar la oposición esos obstáculos? o mejor aún, ¿qué hacer ante esa realidad?.

En momentos de incertidumbre y expectativa resulta necesaria la confianza, esa que, de acuerdo con opositores, no tienen los venezolanos por las instituciones, pero sí los líderes de la oposición por el voto ciudadano.

Si bien es cierto que parte de la población venezolana debe lidiar con la desconfianza por sus instituciones, sería aún peor lidiar con la desconfianza por sus líderes o candidatos.

Cuando la Unidad divulgó la lista de algunos de sus candidatos a las parlamentarias, nos preguntamos si la oposición finalmente transitaba por el camino de la renovación profunda al incluir caras nuevas y otras, no tan nuevas, pero que representan el sentir de varios sectores sociales. En esa oportunidad también nos preguntamos si ciertos candidatos serían capaces de esquivar los posibles argumentos que podrían utilizar en su contra para deslegitimarlos.

sumarium

Freddy Guevara

El TSJ dejó muy clara las diferencias entre las inhabilitaciones administrativas y las inhabilitaciones políticas, un poco para salvarse a nivel internacional con el tema de la Corte Interamericana. Las inhabilitaciones administrativas, según el propio TSJ, solamente son para administrar recursos. Tú puedes ser diputado como tal. Entonces, aún asumiendo que fuera cierto y que nosotros aceptáramos estas inhabilitaciones para Daniel y para María Corina, ellos tienen todo el derecho de inscribirse y ser diputados de la República.

¿UNA ESTRATEGIA ARRIESGADA? “MARÍA CORINA Y DANIEL TIENEN TODO EL DERECHO A INSCRIBIRSE”

“Vamos a inscribirlo (a Daniel Ceballos). María Corina y Daniel tienen todo el derecho a inscribirse. Las inhabilitaciones son algo absolutamente ilegal, eso no tiene ningún tipo de sentido”, dijo Freddy Guevara a Sumarium, pero ¿y si no reconocen una posible victoria de Daniel? “Ahí tomaremos la decisión, en ese momento del análisis, pero nosotros no podemos inhabilitar a nuestra gente, o sea, que sea el régimen el que en todo caso lo haga y no nosotros”, fue la respuesta del dirigente de la tolda naranja…En momentos de incertidumbre y desconfianza también es requerida la precisión.

El diputado independiente a la Asamblea Nacional, Eduardo Gómez Sigala, plantea que hay “fragilidad” en la fórmula opositora “por la forma en que manejaron el proceso: imponiendo fichas de partido, repartiéndose los cupos sin valorar los liderazgos reales”.

Señala que las inhabilitaciones pueden continuar: “Al escuchar la explicación de que a María Corina la están inhabilitando por unos Cestatickets, nos pueden inhabilitar a todos, porque yo tampoco he declarado esos Cestatickets, porque tampoco los he recibido”.

En este sentido, afirma que el gobierno “no necesita muchos argumentos para pretender inhabilitar”, y que ante esa realidad se necesita de “un país que reaccione, una oposición que haga oposición y no una oposición débil que solamente espera un proceso electoral. Los eventos hay que estimularlos y propiciarlos, la movilización del país hay que conducirla”.

Nos pueden inhabilitar a todos, porque yo tampoco he declarado esos Cestatickets

LA FÓRMULA DE LA UNIDAD PACÍFICA

La ruta señalada por la oposición venezolana y sus líderes para asegurar el triunfo en las parlamentarias ha sido la unitaria. Hasta el momento, la mayoría de los partidos que hacen vida en la MUD están de acuerdo con presentar una tarjeta única, pero algunos siguen considerando que el camino democrático pasa por mucho más que eso, y aún cuando faltan escasos meses para las elecciones, continúa una discusión que solo parece corroer los cimientos de una oposición que busca reivindicarse.

El caso de Eduardo Gómez Sigala es ejemplo de esto, el político ha dicho que la unidad es importante siempre y cuando se le respete a los ciudadanos la posibilidad de elegir, “y es lo que yo le he planteado a la MUD”.

“Siempre he sido independiente y por eso es que reclamo que si los independientes no tienen un espacio para medirnos, porque no tenemos un partido político que imponga sus fichas como lo impusieron en esta oportunidad, entonces tenemos que luchar para que se hagan primarias en este país, porque de otra manera no tenemos espacio político”, dijo el parlamentario, quien desde un principio mostró discrepancias en cuanto a la elección de candidatos por consensos y primarias.

“Me inscribiré, en eso estoy en este momento, estamos decidiendo cuál es el camino, participaré en el proceso y a partir de allí, que sea la MUD la que defina (…) Todos los ciudadanos que en algún momento se plantearon la posibilidad de tener una participación en el proceso electoral, tienen el derecho a inscribirse”, añadió. Pero, ¿qué pasa entonces con la unidad?

OTRO PUNTAPIÉ PARA LA OPOSICIÓN ‘SIN QUERER QUERIENDO’

En las últimas semanas se han planteado diferencias en el partido Copei. Las declaraciones de uno de sus dirigentes con más presencia, Antonio Ecarri, pusieron en duda la legitimidad de la selección de candidatos opositores de ese partido para la Asamblea.

“(Roberto) Enríquez usurpa mi candidatura porque él no consiguió puesto por ninguna parte del país”, dijo el dirigente en relación con una candidatura que supuestamente le correspondía a él.

Ecarri acusó al partido de usar su nombre para conseguir una designación y, por su parte, la tolda verde lo acusó de incurrir en “bigamia política”.

Al respecto, Roberto Enríquez, presidente nacional de Copei, ha dicho que afirmar que se usó el nombre de otro para alcanzar puestos “es muy pretencioso” y además, falso.

Vamos a escoger candidatos que nos generen confianza

“Donde la voz de Copei se escucha, sí vamos a proponer candidatos confiables. Gente con la que tengamos dudas no la vamos a promover. Yo creo que la experiencia de caballos de Troya, de salta talanquera, la tenemos suficientes (…) en eso sí vamos a ser cuidadosos, vamos a escoger candidatos que nos generen confianza”, sentenció.

La trama en Copei, aún cuando, probablemente, no pretenda destruir, tampoco construye. En una entrevista con Sumarium, Pedro Pablo Fernández, diputado y también dirigente de la tolda verde, había dicho que los problemas internos de un partido no son lo que debe ocupar en este momento a la opinión pública, sino el rumbo de un país que se juega una carta muy importante en unas elecciones cruciales para la historia política.

Sin embargo, hay que poner sobre la mesa las cartas y considerar que esta escena podría llevar al electorado a repensar su voto.

Con todo este panorama más de uno se habrá preguntado ¿qué le corresponde al ciudadano hacer? Para Gómez Sigala, la respuesta es la movilización.

ACCIONAR

Para Roberto Enríquez la medida de inhabilitación es “una monstruosidad” que pone de manifiesto una política de gobierno que quiere “seguir la ruta equivocada de reprimir” y “coaccionar”. Pero expone que “estas son cosas que no pueden dejarnos que el corazón se nos contamine de odio, más bien reafirmar nuestro espíritu de lucha”.

“El mensaje de María Corina ha sido muy claro: seguir recorriendo el país con terquedad, con tenacidad y procurar que este sentimiento de cambio tan grande que hay se concrete”, dijo.

En esta misma dirección, Gómez Sigala propuso “hacer respetar” los derechos y los resultados en las urnas: “La única cosa por la cual el gobierno puede temerle a una oposición es por su capacidad de movilizarla, no hay otra, porque armas no tenemos, otros instrumentos no tenemos. Por eso yo creo que es un error de la oposición pensar que hay que ir pasivamente solo hasta el proceso electoral y no movilizar al país”.

Lo que no podemos repetir es pensar que se robaron las elecciones e irnos tranquilos a la casa

Según el político el “problema” opositor radica en la “conducción”: “Creo que en eso la MUD debería redefinir o revaluar cuál es la estrategia, porque siento que están esperando solamente unos resultados electorales que no van a ser respetados si no tenemos los mecanismos para imponer que esos resultados se respeten. Lo que no podemos repetir es pensar que se robaron las elecciones e irnos tranquilos a la casa”.

Marcha del 30 de mayo de 2015 convocada por el opositor Leopoldo López desde la cárcel de Ramo Verde. Crédito: Miguel Gutiérrez/EFE.

CAPITALIZAR EL DESCONTENTO Y LA DESCONFIANZA

“Estoy convencido de que los cambios que vienen en Venezuela pasan por crear una ley de reconciliación que garantice que más nunca un Venezolano sea perseguido, puesto bajo las rejas o inhabilitado por oponerse al gobierno de turno, sea cual sea”, dijo Enríquez.

Por otra parte, en un gesto casi esperanzador, David Smolansky, militante de Voluntad Popular, señaló que dirigentes y organizaciones hicieron un gran esfuerzo para que el país conociera la fecha de las elecciones parlamentarias, “y así como hubo pronunciamientos de Unasur, OEA y la Unión Europea, ahora lo importante es que esos pronunciamientos se traduzcan en observadores internacionales y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para presionar al Consejo Nacional Electoral”.

La interrogante es ¿podrán lograrlo o realmente será el país quien termine por tomar en sus manos el rumbo de los próximos acontecimientos para movilizar a eso que Gómez Sigala llama “una oposición débil que solo espera un proceso electoral”?