Grupo de intelectuales y artistas piden que Ramos Allup presida la AN

"El oficialismo no acepta la victoria electoral ajena. Es penoso constatarlo. No la aceptó el fallecido presidente Chávez cuando el voto popular rechazó su pretendida reforma constitucional. No la aceptó cuando en la Alcaldía Metropolitana de Caracas y las gobiernaciones de Táchira, Zulia y Miranda se impusieron ofertas políticas diferentes a las suyas", reza el inicio del comunicado.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – En un comunicado público, artistas, intelectuales y otras personalidades se manifestaron a favor de que el Henry Ramos Allup cuente con la venia de los otros 111 diputados de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) electos el pasado 6 de diciembre para presidir, el primer año de gestión, la Asamblea Nacional que se instalará el venidero 5 de enero.

Resaltando la “firmeza” de Ramos Allup, “su larga trayectoria al frente de funciones parlamentarias y su inquebrantable voluntad de encontrarle una salida pacífica al colapso social y económico del gobierno del señor Maduro”, los firmantes consideraron que el diputado “reune las mejores herramientas, como presidente de la Asamblea Nacional, por lo menos para el primer año del periodo del ente legislativo”.

“Confiamos en que las organizaciones que integran la Mesa de Unidad Democrática seguirán enarbolando las mejores banderas de unión y tino en la honrosa faena de implantar el gobierno democrático que la Venezuela del Siglo XXI demanda”, se lee además en el manifiesto que firmaron, entre otros, Antonio Ecarri Angola, presidente de la Fundación Arturo Uslar Pietri; el exembajador Milos Acalay; Blanca Rosa Marmol León, exmagistrada del TSJ; el periodista Manuel Malaver; el abogado Omar Estacio y el otrora gobernador del estado Zulia Oswaldo Álvarez Paz.

A continuación el manifiesto completo:

Artistas, intelectuales y personalidades le hablan al país y proponen que Ramos Allup presida la AN

El oficialismo no acepta la victoria electoral ajena. Es penoso constatarlo. No la aceptó el fallecido presidente Chávez cuando el voto popular rechazó su pretendida reforma constitucional. No la aceptó cuando en la Alcaldía Metropolitana de Caracas y las gobiernaciones de Táchira, Zulia y Miranda se impusieron ofertas políticas diferentes a las suyas.

Antes de las votaciones se ha erigido en usual, el ventajismo oficialista, su colusión con el pretendido árbitro electoral, el abuso con los recursos púbilcos, la intimidación contra los votantes y cuando tales prácticas no son capaces de torcer la voluntad del electorado, el desvalijamiento presupuestario e institucional de alcaldías y gobernaciones se ha convertido en política de Estado, mediante la creación de entes de gobierno local paralelo, que no encuentran asidero, ni en la Constitucion de Venezuela ni en las leyes.

La reacción del gobierno del señor Maduro, con motivo de los resultados de las elecciones del seis de diciembre pasado, se inscribe en esa tradición contraria a la moral republicana. Su primer episodio fue la amenaza del presidente de la República de echarse a la calle, caso de resultar derrotado, en tales votaciones el partido del cual forma parte. Luego los venezolanos y el Mundo, escuchamos con estupor el “como sea” desplante, del señor Maduro al asegurar que sea como fuese, sus partidarios tenían que alzarse con el triunfo en la contienda electoral del presente mes de diciembre. Los más recientes anuncios del jefe de Estado que no acatará la amnistía emanada de la próxima Asamblea Nacional, para los perseguidos políticos que es clamor en la colectividad venezolana y del presidente de la saliente Asamblea Nacional, de reemplazar a unos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, cuyos periodos vencen el próximo 2016, revelan que la voluntad de desconocer el triunfo del adversario político, sigue siendo insistencia del oficialismo venezolano.

De no rectificar, el gobierno del señor Maduro, es evidente que Venezuela se precipita por el despeñadero del conflicto de Poderes. En tal caso, la recién electa Asamblea Nacional, sin salirse de sus cauces constitucionales y sin hacer dejación de los más caros principios republicanos, está obligada a defender con firmeza, la voluntad popular expresada el 6 de diciembre. Por eso, quienes suscribirmos juzgamos, que sin desmedro de las indudables cualidades de los 111 diputados opositores restantes, electos el domingo pasado, el señor Henry Ramos Allup, reune las mejores herramientas, como presidente de la Asamblea Nacional, por lo menos para el primer año del periodo del ente legislativo. El actual, es momento especial en el que debe prevalecer el interés nacional sobre vanidades personales y aspiraciones de carácter partidista. Consideramos que las credenciales de Ramos, su firmeza, su larga trayectoria al frente de funciones parlamentarias y su inquebrantable voluntad de encontrarle una salida pacífica al colapso social y económico del gobierno del señor Maduro, lo colocan en la primera fila de los aspirantes para tal cargo. Por ello no hemos vacilado, en suscribir y publicar las presentes consideraciones. Confiamos en que las organizaciones que integran la Mesa de Unidad Democrática seguirán enarbolando las mejores banderas de unión y tino en la honrosa faena de implantar el gobierno democrático que la Venezuela del Siglo XXI demanda.

Firmantes: Antonio Sanchez Garcia, Antonio Ecarri Angola, Amanda Gutierrez, Alexandra Belandia Ruiz Pineda, Amilcar Boscan, Alberto Betancourt, Blanca Rodriguez de Pérez (Exprimera dama de la República), Blanca Rosa Marmol de León (Exmagistrada del TSJ), Carolina Jaimes Branger, Carolina Pérez Rodríguez, Chelique Sarabia, Enzo Betancourt (Pdte. del Colegio de Ingenieros de Venezuela), Fanny Bello, Freddy Nuñez (Federación Nacional de de Farmaceutas de Venezuela), Francisco Martínez, Hayde Dutch, Ivette Lugo (Pdta. del Colegio de Abogados de Venezuela), Jacqueline Sandoval, José Fernando Nuñez, Jacinto Fuentes (Pdte. del Colegio de Contadores de Venezuela), Lester Rodríguez, Luis Daniel Alvarez, Milos Alcalay, Maria Angelica Correa, Mari Montes, Manuel Malaver, Omar Estacio, Oswaldo Álvarez Paz, Óscar Pérez, Padre José Palmar, Otto Gebauer, Kiara, Shia Bertoni, Sonia Pérez Rodríguez.