Inter: la empresa que aumenta tarifas, desmejora el servicio e ignora a clientes

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Imagen tomada de Twitter

(Caracas, Venezuela. Sumarium).- Para ningún venezolano que tenga contratado un servicio que ofrezca la compañía Inter, es de extrañar encontrarse algún inconveniente con el internet o la televisión por cable al llegar a casa y durante los últimos años, se ha incrementado de forma alarmante la cantidad de personas que acuden diariamente a las redes sociales para descargar su rabia contra una compañía que optó por ignorar las quejas y sugerencias sobre el servicio mediocre que ofrece.

A pesar de que el país es consciente del declive político, económico y social que existe en la actualidad y que dificulta -entre otras cosas- la operatividad de las empresas, el hecho de que la compañía Inter haya decidido recientemente incrementar de manera intempestiva en más del 300% sus tarifas, ignorando la ordenanza presidencial que lo impedía, obstaculizar los canales de comunicación con el cliente y desmejorar considerablemente el servicio, ante el silencio de las autoridades se hace necesario reflejar la frustración que sienten a diario miles de venezolanos ante un escenario en el que nadie ofrece respuestas, ni soluciones.

¿De qué escenario estamos hablando? Suponga usted que encuentra un problema con alguno de los servicios por los cuales está pagando, en teoría, lo que debe hacer es comunicarse con el 0500-INTER-00, introducir el número de cédula de la persona que tiene el contrato y reportar la falla por el servicio que presenta el inconveniente. En el pasado, un operador atendía a la persona y trataba de solventar el inconveniente de forma remota, en el caso de no poder hacerlo, procedía a generar un reporte para una visita técnica que ocurría a más tardar en 72 horas. Los técnicos acudían a su hogar y arreglaban el problema. De igual manera, también podía acudir a la oficina principal ubicada en el Centro Comercial Ciudad Tamaco y pedir información directamente sobre el estatus de la orden de servicio, pagar facturas y contratar o remover servicios adicionales. En la actualidad, ninguna de las alternativas mencionadas funcionan.

Al llamar al 0500-INTER-00 es posible que ni siquiera caiga la llamada y de hacerlo, lo más probable es que no tenga la suerte de hablar con un operador, en la mayoría de las oportunidades una contestadora afirma que “hay fallas”, “están realizando mantenimiento”, “hay una congestión” en la zona donde se encuentra contratado el servicio o que se procederá a “hacer un refrescamiento” para mejorar el internet (que es lo mismo que desenchufar el modem de la toma de corriente) y finaliza la llamada. De poder hablar con un operador, puede que le dé el mismo speech de la grabadora o genere un reporte de visita técnica que nadie cumplirá. La oficina principal en el CCCT ya no existe y muchas de las taquillas de pago en otros centros comerciales también fueron desmanteladas.

Por otro lado, la alternativa de ingresar en la página web de Inter y chatear en vivo con un ejecutivo de atención telefónica no ofrece mejores resultados.

“YA NO HACEMOS VISITAS TÉCNICAS A HOGARES PARTICULARES”

Sumarium intentó comunicarse en 17 oportunidades para reportar una falla con el servicio de televisión, internet y un decodificador, encontrándonos con cada uno de los escenarios anteriores; finalmente, logramos generar un presunto reporte de servicio técnico. Sin embargo, al persistir los inconvenientes se intentó llamar nuevamente, pero no hubo resultado.

Iniciamos un recorrido por la ciudad y descubrimos que la única oficina operativa es la que se encuentra en la avenida principal de Los Ruices. Al llegar ahí, el vigilante del lugar despachaba a otros clientes afirmando que sus problemas no tenían nada que ver con esa sede y los remitía a otras oficinas que ni él mismo sabía dónde quedaban. Nos acercamos al oficial de seguridad predispuestos y anticipando que nos echaría del lugar, pero para nuestra sorpresa, el hombre nos dejó ingresar hasta la recepción, no sin antes aseverar que no íbamos a resolver nada ahí.

Ingresamos al lugar y abordamos pacientemente a la recepcionista, describimos el caso, los inconvenientes que tenemos con el servicio y hasta logramos que la ejecutiva ingresara en el sistema el número de cédula de la persona que contrató el servicio. Sin embargo, nunca esperábamos aquella respuesta: “No existe ningún reporte de servicio técnico asociado al contrato”, también agregó que “tienen que llamar al 0500-INTER-00 para generar el reclamo (…) es la única vía”, sostuvo.

La recepcionista nos entregó un papelito con los números de Inter y nos dio a entender que no había más nada qué hacer. Al salir de la estupefacción, cuestionamos la efectividad del servicio de atención al cliente por vía telefónica y la respuesta fue: “Sí funciona porque hubo un usuario que llamó y sí le cayó la llamada”.

Luego de esa experiencia, Sumarium logró contactar a un técnico de Inter, a quien llamaremos Luis tras pedir no ser identificado, que nos explicó que la empresa disminuyó considerablemente la nómina del personal técnico y que éstos solo atienden fallas masivas puntuales. Además, reveló que Inter ya no está enviando técnicos a los domicilios de sus clientes porque no es rentable y que si alguna persona quiere resolver algún problema, lo mejor que puede hacer es contratar a un técnico privado y pagarle sus honorarios por la reparación.

¿No hay solución entonces, los venezolanos están indefensos ante un sistema estructurado para no dar la cara e ignorar los reclamos?

A continuación resumimos algunas de las quejas que se pueden conseguir de usuarios Inter por Twitter:




Categoría: Venezuela