Juicio de LL aumenta la presión internacional sobre el gobierno de Maduro

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Leopoldo López se presenta hoy ante la Corte de Apelaciones de Caracas donde la justicia podría estar a su favor debido a la supuesta presión internacional sobre el presidente Nicolás Maduro, esto tras ser apresado el 18 de febrero de 2014 luego de entregarse a las autoriades venezolanas y ser acusado de promover las protestas violentas que se generaron en todo el país contra el Gobierno, recibiendo una condena de 13 años y 9 meses por parte de la jueza Susana Barreiros, reseñó el periodista Pedro Pablo Peñaloza para el portal de Univisión.

El abogado Juan Carlos Gutiérrez explicó que durante este evento pueden surgir varios escenarios posibles en los cuales se podría obtener la libertad o reducción de pena del dirigente. “Si se produce un estudio de carácter estrictamente jurídico, la conclusión tiene que conllevar la absolución de López o la nulidad del juicio”, afirma Gutiérrez. Sin embargo, este es un caso que trasciende los estrados y se ubica en el centro de la arena política.

LEA LA NOTICIA COMPLETA:

Uno de los presos políticos más conocidos del mundo tiene este jueves la posibilidad de recuperar su libertad. El dirigente opositor venezolano Leopoldo López se presenta ante la Corte de Apelaciones de Caracas, mientras aumentan las especulaciones sobre la posibilidad de que la presión internacional que enfrenta el gobierno del presidente Nicolás Maduro incline la balanza de la justicia a su favor.

López se entregó el 18 de febrero de 2014 a las autoridades venezolanas, que le acusaban de promover las protestas violentas contra el gobierno, que por esas fechas sacudían las calles de Venezuela. El 10 de septiembre de 2015, luego de enfrentar un proceso judicial que despertó el interés de la comunidad internacional, la jueza Susana Barreiros lo condenó a 13 años y 9 meses de prisión por los delitos de incendio intencional, instigación pública, daños a la propiedad pública y asociación para delinquir.

El abogado Juan Carlos Gutiérrez, que encabeza la defensa del fundador del partido opositor Voluntad Popular, explica que en esta nueva fase enfrentan cuatro posibles escenarios: que la Corte de Apelaciones decida la absolución y libere de inmediato a López; la anulación de la sentencia original y que se decida reiniciar el juicio, otorgando una medida de libertad condicional; una revocatoria “parcial”, que reduzca los delitos imputados y los años de pena, lo que también podría dar pie a la libertad condicional; o que confirmen el fallo de la jueza Barreiros y López permanezca en la cárcel militar de Ramo Verde.

“Si se produce un estudio de carácter estrictamente jurídico, la conclusión tiene que conllevar la absolución de López o la nulidad del juicio”, afirma Gutiérrez. Sin embargo, este es un caso que trasciende los estrados y se ubica en el centro de la arena política.


PRESIÓN INTERNACIONAL

El expresidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, se reunió el sábado 4 de junio en la cárcel de Ramo Verde con Leopoldo. El encuentro –calificado como “sorpresivo” por el equipo del líder opositor- generó todo tipo de rumores, que llevaron a López a aclarar que no había negociado su libertad a cambio de no apoyar la convocatoria del referendo revocatorio contra Maduro, iniciativa que impulsa la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Zapatero, junto con los expresidentes Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá), secundan los esfuerzos del secretario ejecutivo de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, para fomentar el diálogo entre el gobierno venezolano y la MUD.

En paralelo a las diligencias adelantadas por Unasur, la oposición planteaba en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA) la activación de la Carta Democrática para Venezuela. En una sesión del Consejo Permanente que se celebró el jueves 23 de junio, el secretario ejecutivo de la OEA, Luis Almagro, presentó un informe sobre la crisis venezolana muy crítico contra Maduro y propuso activar el instrumento hemisférico al considerar que en el país se registra una grave alteración del orden constitucional.

“Si no largás (liberas) a los presos políticos, si no pones fecha al referendo revocatorio, ¿de qué te vas a sentar a hablar? ¿Cuáles son las bases de la confianza para que eso se haga? Un diálogo (sin esos compromisos) es como consolidar un statu quo con presos políticos”, declaró Almagro a la agencia EFE.

Luego del debate en la OEA –que se realizó pese al rechazo de la delegación venezolana- el gobierno de Venezuela inició un acercamiento diplomático con su similar de Estados Unidos. El secretario de Estado, John Kerry, conversó brevemente con la canciller Delcy Rodríguez, y posteriormente el subsecretario para Asuntos Políticos, Thomas Shannon, visitó Caracas, donde se reunió con Maduro y la titular de Relaciones Exteriores.

Pese a ese intento por mejorar las relaciones, el presidente Barack Obama exigió el 29 de junio a su par venezolano respetar el Estado de Derecho y la autoridad de la Asamblea Nacional, así como liberar a los presos políticos. En ocasiones anteriores, Obama se ha referido directamente al caso de López, reclamando su inmediata excarcelación.

No obstante, en las últimas horas las autoridades venezolanas han detenido a dirigentes de la oposición que militan en el partido de López. Este miércoles 6 de julio, el diputado Luis Florido denunció que cinco jóvenes de esa formación política fueron capturados por el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) en el estado Bolívar (sur), mientras que otros dos siguen presos desde el 19 de junio en el estado Cojedes (llanos). Estos últimos fueron aprehendidos mientras respaldaban la recolección de firmas para el revocatorio.


FINAL INCIERTO

La defensa de López señala que a diferencia de la jueza Barreiros, los miembros de la Corte de Apelaciones han admitido algunas de sus peticiones. Entre ellas, permitirán al fundador de Voluntad Popular exponer sus alegatos sin límite de tiempo y manifestaron estar dispuestos a analizar los testimonios que demostrarían su inocencia.

“La Corte de Apelaciones está dando muestras de que quiere actuar dentro de los parámetros legales”, resalta Gutiérrez, contrastando con el juicio que culminó con el fallo condenatorio, “donde no se nos permitió presentar pruebas”.

Los jueces pueden dictar sentencia este mismo jueves. Pero, “vista la dificultad del caso”, la defensa espera que se tomen el plazo de diez días hábiles que fija la ley para emitir su veredicto. Aunque las partes llevarán a los tribunales sus argumentos legales, en el fondo la decisión tendrá un gran impacto político tanto dentro como fuera de Venezuela.

“Si se pretende hacer ver frente a la comunidad internacional que se respetan los derechos humanos y que hay democracia, es el momento estelar de liberar a Leopoldo López y a los presos políticos”, subraya Gutiérrez.