Junta fiscal de EEUU asume el control de finanzas de Puerto Rico

La junta se reunió en Nueva York y en cuestión de minutos seleccionó su presidente y acordó por unanimidad poner bajo su control las finanzas del Gobierno central de Puerto Rico y la mayoría de las agencias gubernamentales.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(San Juan, Puerto Rico. dpa) – Puerto Rico inicia desde hoy una transformación histórica de consecuencias impredecibles con la activación de la Junta de Supervisión Fiscal creada por el Gobierno de Estados Unidos, que en su primera reunión de hoy asumió el control de las finanzas del Gobierno de la isla.

La junta se reunió en Nueva York y en cuestión de minutos seleccionó su presidente y acordó por unanimidad poner bajo su control las finanzas del Gobierno central de Puerto Rico y la mayoría de las agencias gubernamentales.

Como presidente fue electo el puertorriqueño José Carrión III, quién fue nominado por la mayoría republicana en el Congreso de Estados Unidos.

Los miembros restantes son los republicanos Carlos García, David Skeel, Andrew Biggs, y los demócratas José Ramón González, Arthur González y Ana Matosantos.

Además de anunciar la lista de agencias que estarán bajo su supervisión directa, el organismo dio plazo al gobernador, Alejandro García Padilla, hasta el 14 de octubre para presentar un plan fiscal para un mínimo de cinco años. San Juan trabaja sobre ese plan desde que se aprobó el proyecto que crea la junta, a mediados de este año.

Otro de los acuerdos adoptados por el organismo es que el gobernador deberá rendirle cuentas semanalmente de los ingresos y gastos gubernamentales, y deberá precisar mensualmente además en otro informe cómo está cumpliendo el Gobierno con el presupuesto vigente.

LA DEUDA PÚBLICA SUPERA LOS USD 69.000 MM

La junta fue creada como respuesta a los reclamos de ayuda que hizo el Gobierno de Puerto Rico a Washington para manejar la masiva deuda pública del país, que supera los 69.000 millones de dólares y que bajo los términos actuales se considera impagable.

El organismo, creado luego de extensas negociaciones entre demócratas y republicanos en el Congreso norteamericano, tiene potestad para forzar a los acreedores a una renegociación de la deuda.

La legislación que la creó dispuso además una moratoria hasta febrero del próximo año en las acciones legales que puedan tomar los acreedores contra el Gobierno puertorriqueño.

También quedaron bajo su supervisión directa los sistemas de retiro de los empleados públicos del país, la Universidad de Puerto Rico y las principales corporaciones gubernamentales, entre otras agencias.

Puerto Rico es un “estado libre asociado” con Estados Unidos, relación que le reconoce limitada autonomía a la isla, pero que mantiene bajo jurisdicción del Congreso importantes áreas del Gobierno local. La creación de la junta limita la autonomía que tenía hasta ahora el Gobierno puertorriqueño.