La arepa tampoco escapa de las garras de la inflación

Sus cálculos emplean todo tipo de variables, desde evidencia anecdótica hasta la recaudación tributaria del gobierno y los préstamos del sector bancario.

La arepa tampoco escapa de las garras de la inflaciónÍndice de la Arepa Hiperinflada. Crédito: The Wall Street Journal
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El “Índice de la Arepa Hiperinflada”, así ha denominado el analista financiero, Miguel Octavio, a los aumentos de precio de estas tortas de harina de maíz, tradicionales en la mesa del venezolano.

Este indicador lo creó él mismo para rastrear el incesante incremento de los costos al consumidor en esta “maltrecha” economía.

Un artículo de The Wall Street Journal Latinoamérica destaca que en momentos en que la economía se deteriora y de cara a unas elecciones legislativas, el Banco Central de Venezuela (BCV) no ha publicado información sobre la inflación, la balanza de pagos o el Producto Interno Bruto (PIB) en lo que va del año.

Esto ha llevado a economistas y analistas como Octavio a recopilar sus propios indicadores. Sus cálculos emplean todo tipo de variables, desde evidencia anecdótica hasta la recaudación tributaria del gobierno y los préstamos del sector bancario.

Recuerden, damas y caballeros, aquí en Venezuela nada baja. Todo sube.

Barclays estima que este año América Latina triplicará el promedio de inflación de los mercados emergentes. A principios de mes, Brasil informó que su inflación anualizada alcanzó 9,6% en julio, el máximo en 12 años. La inflación de su vecina Uruguay (8,5%) está también por encima de la meta de 3% a 7%.

Los fantasmas del pasado han resurgido de manera más prominente en Argentina y Venezuela. Este año, los gobiernos de ambos países enfrentarán una inflación superior al 30% y 200%, respectivamente, según estimaciones. En los siete años transcurridos desde que se eliminaron tres ceros de la moneda anterior y se lanzó la actual moneda venezolana, las autoridades aumentaron la oferta de bolívares 18 veces.

Enfrentada a una crisis económica y con los precios de su producto de exportación clave, el petróleo, en picada, Venezuela está atrasada en el pago de miles de millones de dólares que adeuda por sus importaciones, que incluyen desde alimentos hasta autopartes.

Hace poco, los mercados estimaban en 98% la probabilidad de que Venezuela entrara en cesación de pagos de su deuda soberana en los próximos cinco años, según Barclays. El bono venezolano de referencia en dólares con vencimiento en 2027 produjo recientemente un rendimiento de 26,2%. “La gente literalmente se está deshaciendo del dinero más rápido de lo que el gobierno puede imprimirlo”, dijo Francisco Rodríguez, economista de Bank of America.

El poder adquisitivo se está desplomando: hoy, según Cenda, hace falta el equivalente de tres salarios mínimos mensuales para comprar lo que cuestan los alimentos para un mes. Para productos básicos como la leche y el detergente, Venezuela tiene precios máximos. Pero a medida que la escasez de esos productos se intensifica, muchos individuos y empresas compran bienes a precios regulados y luego los venden bajo cuerda a precios mucho más altos, dificultando la obtención de cifras de inflación confiables.

En junio, la sequía informativa provocó las inesperadas críticas de Jorge Giordani, un octogenario dirigente marxista que durante mucho tiempo se dedicó a la planificación económica y que fue asesor de confianza del fallecido Hugo Chávez. “Es un error político, chico”, dijo Giordani a Aporrea, un foro de noticias en línea popular entre los izquierdistas venezolanos. 

Con o sin datos, la vendedora ambulante Liana Cabrera tiene claro hacia dónde van los precios. “Recuerden, damas y caballeros, aquí en Venezuela nada baja. Todo sube”.

Categoría: Economía | Claves: Venezuela