La atroz masacre de civiles que perpetró Isis en Kobani

"Vimos dos coches llenos de hombres y mujeres con uniformes de las Unidades de Protección del Pueblo. Pensamos que eran guerrilleros (kurdo sirios), así que no pensamos que pasaría nada, pero empezaron a dispararnos y mataron a mi marido y su amigo", relató una víctima.

La atroz masacre de civiles que perpetró Isis en KobaniCréditos: STR / Reuters
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Agencias) – Las declaraciones que recogió en video la ONG Human Right Watch se comprueban con las imágenes del terror. Unos 200 milicianos del Estado Islámico (EI) ingresaron a Kobani, disfrazados de miembros de las Unidades de Defensa del Pueblo Kurdo (YPG), y masacraron a al menos 233 personas.

Créditos: Human Rights Watch

El número, en un conflicto que ha cobrado ya tantas vidas, podría parecer uno más, de no ser por el personalizado, frío y doloroso testimonio de un hombre identificado simplemente como Mohammed.

“Escuché el ruido de las balas afuera alrededor de las 4:30 AM. Mi hermano menor salió a ver qué pasaba. Un grupo de hombres armados le disparó. Su esposa salió a ver qué pasaba. Vio a su esposo tirado en el piso. Cuando trató de levantarlo, también le dispararon a ella. Ella tenía en sus brazos a su hijo de dos meses cuando salió a buscar a su marido. Se lo dio a mi hermana, y ella se lo llevó a la otra casa”, cuenta el hombre.

“Luego siguieron a mi hermano herido adentro de la casa. La esposa de mi hermano estaba adentro. También le dispararon en medio de la casa. Y mi hermana, la que había corrido adentro con el niño de dos meses, se escondió detrás de la puerta. El pistolero la mató mientras tenía al niño en brazos”, añadió Mohammed, uno de los pocos sobrevivientes de la masacre en la que fue asesinada, sin motivo aparente, casi toda su familia.

Esos tres primeros asesinatos parecieron no ser suficientes. Los pistoleros se apiadaron del pequeño, al que no asesinaron. Su llanto alertaba a los demás miembros de la familia, que estaban escondidos, pero no podían salir en su rescate. Finalmente, un tío de Mohammed fue a buscarlo.

Y también lo mataron.

Los milicianos del EI aguardaban precisamente que alguien fuese en pos del recién nacido para seguir causando muerte.

MASACRE PARA “ATERRORIZAR” A LA POBLACIÓN

La masacre solo tiene explicación en el odio que se profesan los terroristas y la resistencia kurda. El Estado Islámico no entró a la ciudad para tratar de controlarla, sino para causar el mayor daño posible.

“Los supervivientes lo describen como una matanza del EI cuyo objetivo principal era aparentemente aterrorizar a los residentes. Esto fue un ataque planeado contra la población civil”, subrayó la investigadora sobre terrorismo de HRW Letta Taylor, según recoge la agencia de noticias EFE.

El asaltó comenzó a las 04.00 hora local (01.00 GMT) con un triple atentado suicida del EI con coches bomba en el perímetro de Kobani. Después, sus combatientes cruzaron la ciudad en coches blancos y a pie, mientras disparaban contra quienes intentaba huir. El Estado Islámico también colocó francotiradores en las azoteas, que tuvieron como blanco a los ciudadanos que trataban de retirar de la calle a los muertos y heridos, y capturó a decenas de rehenes.

EL TRISTE CASO DE FÁTIMA

Fátima, una embarazada de nueve meses, se dirigía a un hospital de Kobani con su marido para recoger el cadáver de su padre, que había muerto la noche anterior de una enfermedad. En el camino, los yihadistas mataron a su marido y a un amigo a balazos, y ella recibió dos disparos en la pierna y uno en el brazo.

“Vimos dos coches llenos de hombres y mujeres con uniformes de las Unidades de Protección del Pueblo. Pensamos que eran guerrilleros (kurdo sirios), así que no pensamos que pasaría nada, pero empezaron a dispararnos y mataron a mi marido y su amigo”, relató la mujer a HRW.

Fátima estuvo atrapada desde las 05.30 hora local (02.30 GMT) hasta el mediodía en el coche desangrándose hasta que las fuerzas kurdo sirias la rescataron. Ese mismo día, dio a luz en un hospital mientras los médicos trataban sus heridas.

MÁS TROPELÍAS

La mayoría de los civiles perecieron entre las 04.00 horas y media mañana del 25 de junio. Enseguida, se iniciaron combates entre el EI y las fuerzas kurdas, que retomaron el control de la población dos días después. Los extremistas también irrumpieron en el pueblo de Barj Butan, al sur de Kobani, donde, de acuerdo a las cifras de las autoridades kurdas, al menos 23 personas fueron asesinadas con armas blancas.

HRW pidió que la Comisión independiente de Investigación sobre la República Árabe de Siria indague sobre lo ocurrido y elabore un informe. Asimismo, instó al Consejo de Seguridad de la ONU a presentar la situación en este país ante la Corte Penal Internacional para que incidentes como el de Kobani y otras violaciones sean investigados y los responsables sean juzgados.

Categoría: Mundo | Claves: Estado Islámico Kobani