La batalla electoral venezolana arde en las redes sociales

En un país con una marcada polarización política, sólo una etiqueta, de usuarios chavistas y opositores, pareció hallar el consenso: #VotaEl6D.

La batalla electoral venezolana arde en las redes socialesCrédito: Reuters
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. AFP) – La batalla propagandística por las elecciones legislativas venezolanas del próximo 6 de diciembre está que arde en el universo 2.0: “#PaLaAsambleaComoSea”, etiqueta desafiante del presidente Nicolás Maduro en su Twitter. “#VenezuelaQuiereCambio”, le responde la oposición.

Como todo un presentador de talk show, Maduro acostumbra a tuitear desde una tableta en su programa televisivo semanal, pero en esta recta final de la campaña electoral aceleró la interacción con sus 2.560.000 seguidores en Twitter.

Sus opositores, en desventaja ante la hegemonía mediática chavista, tampoco están para ceder el espacio libre de las redes sociales, menos aún si varias encuestas les dan por primera vez posibilidades reales de obtener la mayoría en un parlamento controlado por el chavismo desde hace 16 años.

La gente se enfrenta a un escenario en el que el gobierno controla la mayor cantidad de medios posible, lo cual genera desinformación. Si bien las redes no son salvadoras, funcionan para un segmento”, comentó a la AFP Luis Carlos Díaz, experto en redes sociales.

En Venezuela, donde más de 60% de la población usa Internet -según la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), que evaluó su penetración hasta junio de 2015- la política es el tema preferido de los tuiteros.

De acuerdo con la firma Tendencias Digitales, hasta 2014 más de 4 millones de venezolanos tenían cuentas activas en Twitter, y un 98% de esos usuarios son menores de 50 años.

Díaz explica que entre 2009 y 2010 ocurrió el mayor crecimiento del número de usuarios de Twitter por dos razones principales: el presidente Hugo Chávez -fallecido en 2013- abrió su cuenta @chavezcandanga e invitó a sus partidarios a hacer lo propio. Por otra parte, el canal Globovisión, antes crítico del gobierno, promovió la plataforma.

TRANSMEDIA

El excandidato presidencial Henrique Capriles, que en 2013 perdió las elecciones frente a Maduro por 1,5 puntos, suele invitar a sus 5.560.000 seguidores a enviarle preguntas que promete responder de inmediato.

Muy activo en esta campaña, pide el voto para los diputados de oposición bajo el lema del “cambio” en un país agobiado por la escasez y la inflación. Antes de cada rueda de prensa instala frente a él un teléfono móvil para transmitir por Periscope.

Esa red, que permite compartir videos en tiempo real, es, según Díaz, efectiva para que un líder fortalezca su militancia, pero no atiende a una audiencia masiva.

A su juicio, el reto del marketing digital, aún no logrado ni por la oposición ni por el chavismo, es una “narrativa transmedia”, un mensaje que se pueda desplegar en diferentes plataformas.

“El chavismo pareciera tenerlo todo, pero intenta encadenar con un mismo tipo de mensaje y eso cansa. Intenta el totalitarismo en medios, pero no logra ser atractivo ni seductor”, opina.

LA HEGEMONÍA

Desde la cancelación en 2007 de la frecuencia de Radio Caracas Televisión (RCTV), canal más antiguo del país y crítico de las políticas del entonces presidente Chávez, el gobierno arreció su política de control mediático.

En 2009 Conatel, entonces dirigida por el actual presidente de la Asamblea y número dos del chavismo, Diosdado Cabello, abrió procesos administrativos a 154 estaciones de radio y cerró 32 de ellas.

Carlos Correa, director de la ONG Espacio Público, explica a la AFP que aquella decisión tuvo “un efecto muy fuerte” en el resto de las emisoras, que se sintieron “muy vulnerables a la presión del órgano regulador”, lo cual desembocó en autocensura.

Entre 2013 y 2014, recuerda Correa, se produjo la venta de Globovisión y de los periódicos El Universal y Últimas Noticias, que modificaron sus líneas editoriales generando “un ecosistema muy restrictivo que convirtió a las redes sociales y sitios web en los espacios con mayor libertad“.

No obstante, William Castillo, actual director de Conatel, reconoció en junio ante el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas que 1.060 páginas de Internet fueron bloqueadas “legalmente” por requerimiento de otras autoridades.

En un país con una marcada polarización política, sólo una etiqueta, de usuarios chavistas y opositores, pareció hallar el consenso: #VotaEl6D.

Recuerda que puedes recibir las noticias más importantes al momento en tu teléfono, solo sigue estas instrucciones.