La “cárcel” de Mitzy, Lilian y MCM

Publicada por: el leonor.roquett@gmail.com @Leonor_Roquett

(Caracas, Venezuela. Sumarium) El diario español El Mundo relató la vida de tres mujeres opositoras: la dirigente María Corina Machado; la esposa de Leopoldo López, Lilian Tintori; y la esposa del exalcalde Metropolitano Mitzy Capriles de Ledezma. Su relato empieza con una contundente frase: “Ésta es una historia de ausencias y de mujeres heroicas”.

“Por primera vez, un medio de comunicación ha viajado a la Venezuela de los encarcelados, los perseguidos y los amenazados por el régimen de Nicolás Maduro para mostrar cómo es la vida sin ellos, las familias incompletas, las habitaciones vacías… en las casas de Lilian Tintori, María Corina Machado y Mitzy Caprile. Hemos asistido, desde un coche blindado, a la desintegración del país. Colas interminables para comprar un simple pollo o un carnaval de inseguridad y violencia en una ciudad donde a menudo la vida vale menos que un smartphone. El 6 de diciembre, en las elecciones a la Asamblea Nacional, los venezolanos votarán en mayoría por una nueva Venezuela. Al menos, eso prevé la oposición, unida bajo unas únicas siglas, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), para enfrentar”, continúan.

LOS MIEDOS DE LOS HIJOS DE LEOPOLDO

Lilian Tintori relató desde su casa que su familia es constantemente vigilada. “El día que Leopoldo entró en la cárcel militar de Ramo Verde perdí el miedo: se llevaron a mi esposo, al papá de mis hijos. Entonces me convertí en activista de derechos humanos no sólo para defenderle a él sino también a los otros 79 presos políticos encerrados en nuestras cárceles”, dijo.

Desde hace casi dos años Lilian y su familia pasan los domingos en Ramo Verde, se han convertido en una costumbre también para los niños: “Las visitas a papá son lo mejor del mundo, ¿verdad Manu?”, le pregunta Lilian a su hija Manuela de 6 años. “Al vernos nos damos un abrazo de cuatro, gritamos: ¡¡¡Abrazo de cuatro!!! Nos abrazamos muy fuerte, pensamos qué vamos a almorzar (le llevamos proteínas, papas, pasta…) y nos sentamos a pintar. Le hago un resumen de lo internacional que hice esa semana, le cuento los saludos que le mandan, este domingo le hablaré de ustedes. Está impresionado, se me queda mirando y me dice: ‘Hemos cambiado los papeles. Yo aquí, preso, haciendo ejercicio, y tú haciendo política por el mundo’. Somos otros”, relató.

Lilian relató que las condiciones de Leopoldo en Ramo Verde han empeorado:”Antes escribía sus memorias pero se las robaron con requisas violentas (…) Ya no le entran cartas y no puede enviar mensajes al pueblo venezolano. Ha aprendido a pintar pero están limitando que pinte y que saquemos sus dibujos. Me amenazaron porque le llevé uno al Papa”.

Es muy clara al explicar que sus hijos conocen lo que ocurre: “Ellos saben la verdad, que su papá está preso injustamente, que es un héroe que va a salvar Venezuela. Hace días, Manu me preguntó: ‘¿Se va a morir papá en la cárcel?’ No te puedo responder. El que decide quién se queda y quién se va es Dios”.

MCM SACÓ A SUS HIJOS DE VENEZUELA

María Corina Machado pasa sus días en casa sin sus tres hijos, a los que decidió sacar del país hace más de cinco años: “Yo sentí que era mi obligación sacarlos de Venezuela (…) La decisión la tomé un día en el que, como diputada, comencé a denunciar ciertas vinculaciones de algunas autoridades con las mafias y las drogas. Mientras hablaba, se me paralizaba el corazón porque no sabía dónde se encontraba mi hija en ese momento. Me petrifiqué y no pude continuar. Para poder trabajar tenía que saber que mis hijos estaban a salvo. Fue dolorosísimo porque dos de ellos no se querían marchar”.

Hace unos meses una de sus hijas se graduó como ingeniera industrial en una universidad de EE UU pero MCM no pudo asistir porque le negaron el permiso. “La jueza a la que acudí para pedirle que me dejara viajar me lo negó. Gracias a la tecnología, pude seguir el acto en directo aquí, en este salón, con mi ordenador y mi botellita de vino para celebrarlo. Y ella, de vez en cuando, miraba a la cámara y me gritaba ‘¡mamá, mamá!’ porque sabía que la estaba viendo”, relató.

EL CONSEJO DE MITZY QUE NO ESCUCHÓ ANTONIO

Dos veces al día suena con seguridad el timbre en la casa de Antonio Ledezma y Mitzy Capriles, una vez en el día y otra en la tarde. Ledezma atiende la puerta y saluda a sus carceleros que lo chequean y le toman una foto. No puede comunicarse con nadie y en su casa no hay teléfono fijo.

“El problema de Antonio (…) es haber ganado, en dos ocasiones, la alcaldía de la capital del país a los candidatos del régimen”, dijo su esposa Mitzy. “Yo le dije: ‘Amor, ¿cómo te vas a entregar? Resguárdate un poco’. Serio, me respondió: ‘No se te ocurra repetirme eso’… Y, bueno, a los pocos días se lo llevaron a Ramo Verde”, recuerda.

Desde la cárcel Antonio le escribió a su esposa un poema que ella puede repetir de memoria: ‘Me levanto y te escucho, con febril ajetreo y renazco del infortunio. Para seguir cumpliendo la feliz condena de vivir por ti’.

Categoría: Venezuela