La carta del hijo de Baduel a “los verdugos del TSJ”

"Estas líneas son un llamado urgente a que todavía tengan un halo de conciencia, a que emulen a los sabios y buenos jueces que por esa institución anteriormente han pasado".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Redacción Sumarium) – Este viernes, se hizo pública en las redes sociales una carta escrita por Raúl Emilio Baduel, condenado junto a Alexander tirado a ocho años de prisión por participar en protestas contra el Gobierno en Maracay. Ambos fueron acusados por los delitos de agavillamiento, instigación a delinquir e intimidación pública.

Desde la cárcel de Tocuyito, en Carabobo, el joven fustigó las acciones del TSJ contra la Asamblea, y señaló a la institución como la responsable “de la desgracia que se cierne sobre el país”. A su juicio, el Tribunal ha ratificado a “un Para-Estado forajido y fallido”.

“Señores del ‘tribunal supremo de justicia’ -en minúsculas a propósito- Dios los agarre confesados (…) Dios Bendice y guarda siempre a nuestra amada Venezuela”, sentencia la misiva.

A continuación el texto íntegro:

Cárcel de Tocuyito 4 de Marzo 2016

A los Verdugos de la Democracia del “tsj”:

Hoy que se cumple 1 año de la infame sentencia a 8 AÑOS que nos condenó injustamente a mi hermano Alexander Tirado y a mi persona, por cargar UN MEGAFONO y UNA CRUZ pregonando PAZ Y DEMOCRACIA, voy a permitirme remitirles una líneas con todo el asco y la indignación que producen y se merecen…

Señores del “tsj”, mutiladores de la Democracia Venezolana y sostenedores de la cúpula capitalista de estado que DESgobierna a Venezuela con un disfraz pseudo socialista, ustedes son responsables de la desgracia que se cierne sobre el país por ser los ratificadores de un Para-Estado forajido y fallido haciéndose parte de la soberbia y la insistencia en el error del fracaso de un modelo que se hace ciego y sordo contra todo un DIGNO PAÍS que quiere UN CAMBIO PACÍFICO Y DEMOCRÁTICO. Ustedes, que irónicamente deberían ser los ciegos ante la balanza de lo justo, voluntariamente alzan sus ojos sobre la CONDENA DE INOCENTES bajo los oscuros intereses partidistas-psuvistas convirtiéndose en los proxenetas que prostituyen intencionadamente en las veredas de la inmundicia a la “Dama Ciega” de la justicia.

Cuando un pueblo decide ser libre nada ni nadie puede detenerlo y el BRAVO PUEBLO DE VENEZUELA está decidido.

Estas líneas son un llamado urgente a que todavía tengan un halo de conciencia, a que emulen a los sabios y buenos jueces que por esa institución anteriormente han pasado y que de seguro todavía quedará alguno, SEÑORES HAGAN LO CORRECTO, ya que cuando un pueblo decide ser libre nada ni nadie puede detenerlo y el BRAVO PUEBLO DE VENEZUELA está decidido a hacer valer su VOLUNTAD POPULAR ORIGINARIA y mayoritaria reflejada el 6 de diciembre de 2015, para así triunfar definitivamente sobre los pocos acomodados que lo único que les interesa es mantener su posición “Boliburguesa y Parasitaria”, a costa del hambre, la escasez, la pobreza, la inseguridad y la violación de los derechos humanos del resto del país.

Esta injusta condena de 8 AÑOS de los cuales ya han cercenado 2 AÑOS de nuestras vidas, no han hecho más que ratificar nuestras convicciones DEMOCRÁTICAS, CIVILISTAS Y NO VIOLENTAS y nos hace sentir ORGULLO porque mientras los prevaricadores de la justicia son sus propios administradores, el lugar adecuado de los Justos y Correctos es la cárcel, un infinito honor el ser parte de la historia de los venezolanos de la DIGNIDAD donde ésta NO SE NEGOCIA siendo un valor que está hasta por encima de la propia libertad corporal, aunque en mente y conciencia nos encontramos libres y pujantes hacia la libertad democrática de la república.

Señores del “tribunal supremo de justicia” en minúsculas a propósito, Dios los agarre confesados porque este mismo Dios Bendice y guarda siempre a nuestra amada Venezuela.

Desde la Cárcel de Tocuyito
Raúl Emilio Baduel

Crédito: La Patilla.

Crédito: La Patilla.

Crédito: La Patilla.

Categoría: Venezuela | Claves: Raúl Emilio Baduel