La “complicidad y simpatía” de los policías y militares con Lilian

“Me pican el ojo o me susurran que lo lamentan: ‘lo sentimos mucho pero son órdenes'”.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)– Luego de la sentencia del líder opositor Leopoldo López, confinado a más de 13 años de prisión en la cárcel Militar de Ramo Verde, Antonieta Mendoza, madre del dirigente de Voluntad Popular, ha hecho personalmente responsable de la vida de su hijo al coronel Viloria, nuevo al mando de la prisión militar.

López a través de su cuenta en Twitter responsabilizó al gobierno de Nicolás Maduro “y a sus esbirros” de cualquier cosa que pudiera pasarle. Son muchas las crisis que en este momento golpean Venezuela, y ya comienza a verse el cansancio generalizado.

De acuerdo una publicación del diario ABC.es, el cambio de actitud se percibe ya -“debido al desmoronamiento del régimen”- hasta en los miembros de la policía política y los militares encargados de vigilar a Leopoldo López.

López ocupa un cubículo de menos de dos por dos metros en total aislamiento y se le apaga la luz a las ocho hasta las seis. Pero subraya Antonieta Mendoza, que este nuevo coronel -de momento- ha puesto fin “a las bárbaras prácticas de su antecesor Homero Miranda”, al que califica de “verdugo”.

Según cuenta, de julio de 2014 a julio del 2015 hay pocos actos de humillación y agresión que pueda sufrir un preso que no haya sufrido Leopoldo, incluido el bañarle con cubos de excrementos, meter a encapuchados armados y todo tipo de vejaciones.

Reseña ABC que Tintori ha confirmado las palabras de Mendoza, y asegura que muchos de los policías y militares le hacen gestos de complicidad y simpatía desde hace meses.

Comenta que muchos piden disculpas por las molestias que les ordenan crear a Lilian o a Antonieta en el aeropuerto u otras situaciones. “Me pican el ojo o me susurran que lo lamentan: ‘lo sentimos mucho pero son órdenes'”, agrega.

“Con Chávez era distinto, la ideología mandaba. Hoy la mayoría de los que trabajan en las instituciones, como el resto de los venezolanos, están deseando el cambio y están con nosotros”, sentencia Lilian Tintori.