La Conmebol: el organismo sin dirigentes

El tsunami que desató la explosión del FIFAGate a fines de mayo aceleró la caída de los principales directivos del fútbol sudamericano, pero el proceso comenzó en realidad bastante tiempo antes.

La Conmebol: el organismo sin dirigentesDe izquierda a derecha: El paraguayo Nicolás Leoz, el también paraguayo Juan Ángel Napout y Eugenio Figueredo
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Buenos Aires, Argentina. DPA).- A los empleados del lujoso hotel Bourbon de Luque, en las afueras de Asunción, les costará más de lo habitual reconocer a sus huéspedes en la próxima reunión de la Conmebol, un organismo que hoy es tierra arrasada.

La detención en Zúrich del paraguayo Juan Ángel Napout, el presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, constituye apenas el último eslabón de un dominó que parece imparable. Hoy, la Conmebol es un organismo prácticamente sin dirigentes.

El tsunami que desató la explosión del FIFAGate a fines de mayo aceleró la caída de los principales directivos del fútbol sudamericano, pero el proceso comenzó en realidad bastante tiempo antes.

DOMINÓ

Crédito: AFP

El paraguayo Nicolás Leoz, un hombre muy cercano a Napout, fue tal vez el pionero. El histórico jefe de la Conmebol sorprendió al anunciar a fines de abril de 2013 su renuncia al organismo que manejó imperturbable durante 27 años desde 1986. Adujo motivos de salud, aunque pronto quedó en claro que los motivos eran otros. Hoy afronta un pedido de extradición a Estados Unidos.

A la salida de Leoz siguió la ascensión en mayo de ese año de Eugenio Figueredo, actualmente detenido junto a otros directivos de la región. El uruguayo fue sucedido en agosto de 2014 por Napout, quien según los estatutos debería dejar ahora su cargo a otro “charrúa”, Wilmar Valdez, el vicepresidente primero de la organización.

De aquel Congreso de mayo de 2013 en el que se inició la era post-Leoz bajo promesas de renovación apenas quedan los escombros. Ya no está el poderoso argentino Julio Grondona, fallecido en julio de 2014, ni tampoco múltiples presidentes de las asociaciones nacionales.

Junto a Figuredo fueron detenidos este año José Maria Marin, ex presidente de la Confederación Brasileña (CMB), y Rafael Esquivel, el hombre que manejó durante 27 años el fútbol venezolano. Marco Polo Del Nero, quien asumió la CBF en reemplazo de Marin el año pasado, también pende de un hilo tras dejar su cargo en el comité ejecutivo de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

De aquella reunión supuestamente fundacional de 2013 tampoco están el chileno Sergio Jadue y el colombiano Luis Bedoya, quien dejaron en las últimas semanas sus cargos sin brindar explicaciones demasiado claras y en medio de rumores sobre una investigación judicial en Estados Unidos.

ECUADOR, A SALVO DEL HURACÁN

Crédito: AFP

También es un polvorín el fútbol boliviano, con numerosos directivos presos por denuncias generadas a nivel local, incluyendo al presidente Carlos Chávez, quien es además tesorero de la Conmebol. Y en Perú ya no está Manuel Burga, a quien no se le permitió presentarse en 2014 a un cuarto mandato a la jefatura del fútbol local y que al parecer también está en la lupa de los investigadores estadounidenses.

En la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), que hoy definirá a su presidente en una histórica votación entre Luis Segura -uno de los directores de la Confederación Sudamericana- y el conductor televisivo Marcelo Tinelli, el panorama no es mejor. Según medios locales, José Luis Meiszner, secretario general de la Conmebol, afronta un pedido de captura en Estados Unidos.

Sólo el ecuatoriano Luis Chiriboga, que dirige a la federación de su país desde 1998, está de momento a salvo del huracán, aunque los medios locales señalan que también él está en la mira del FBI.

Muy lejos quedaron las palabras del locuaz Napout, un hombre más joven que sus octogenarios compañeros de ruta, quien aseguró recientemente que la “Conmebol está caminando hacia la normalidad”.

El paraguayo, que soñaba con ser el directivo que sacara del pozo al organismo, impulsó entre otras medidas la contratación de una consultora internacional para emprender fuertes reformas, pero hoy quedó en claro que el cambio será más arduo de lo previsto.

Lo único que se mantiene a salvo del tsnunami, en rigor, son las esculturas doradas de figuras como Leoz o Grondona, que se mantienen incolumnes en el Museo del Fútbol Sudamericano de Luque, justo al lado del hotel oficial de la Conmebol y frente a la sede del organismo. El “Disneylandia” del fútbol sudamericano hoy es tierra desvastada.