elclarin

La conveniencia de tropezar varias veces

Si un delito es repetido, la segunda ocasión es menos grave que la primera: una jurisprudencia original

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial El Clarín) La doctrina de la Cámara de Casación bonaerense, ahora difundida, hace tiempo que se aplica en el país, con más eficacia y más disimulo. Según los jueces, una violación cometida a un violado, es menos violación. Es posible que, sin darnos cuenta, la doctrina sea de aplicación muy anterior y generalizada. Ejemplo: en la cadena del jueves, Cristina dijo: “Hay tantos políticos que vienen y prometen cosas. En 2003, 2007 y 2011 no les prometimos nada…”. La primera parte de la sentencia es indiscutible. La segunda, es otra cosa y aunque parezca distinta de la primera, no lo es.

Ningún gobierno ha prometido tantas cosas como la gestión kirchneristas. Desde gasoductos que cruzarían Sudamérica, a trenes soterrados, de alta velocidad, y la recuperación de los viejos talleres ferroviarios abandonados, entre otras. El gasoducto se ha transformado en barcos que traen el gas más caro, a trenes que para llegar a Córdoba tardan más que hace 39 años, y vagones comprados en China. Los talleres, comenzando por los históricos de Tafí Viejo, siguen en estado de semiabandono.

Según la jurisprudencia de la que ahora disponemos, si a una promesa no cumplida sigue otra, el incumplimiento es menor. Así, si hay políticos que se pasan de un partido a otro y a otro casi no habría pases.

También el jueves en la cancha de Boca se inauguró el uso de gas pimienta casero. Las penas que tienen los códigos para estas cuestiones son menores. Por tratarse de la primera vez, podrían ser aplicadas. En una segunda agresión, pasarían a mínimas.

En los archivos hay antecedentes: acusados de delitos mucho más graves, desagraviados con la libertad por no tratarse de delitos nuevos, sino repetidos. Los jueces que están tratando casos de corrupción, deberían tener en cuenta esta doctrina. Y también la justificación kirchnerista de que se trata de algo “estructural”. Si el corrupto es propio, no es culpable.

Menem dejó una crisis al gobierno siguiente. El kirchnerismo le pasará al que lo siga su cuota de crisis, con el alivio de que se trata de algo repetido: inflación hubo siempre, pobreza e inseguridad, igual.

Con esta absurda forma de considerar las cosas, sin embargo hay algo inquietante: el crecimiento del narco es nuevo y corresponde a la última década, según reveló la Universidad Católica Argentina.

Ahora el 45% de los hogares urbanos percibe la venta de drogas en su barrio, contra el 30 % de 4 años atrás: 50% de aumento. Como se trata de un aumento que sigue a otro, debiera aplicarse la doctrina de que segundas partes son menos graves que las primeras.

Así, conviene tropezar dos veces (o más) con la misma piedra.

Categoría: Opinión