La corrupción se afinca en la vida política de Rajoy

Al escándalo en Valencia se unió una nueva imputación del ex ministro de Economía y ex jefe del FMI Rodrigo Rato

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Madrid, España. DPA).- La corrupción en el Partido Popular (PP) marcó el primer Gobierno de Mariano Rajoy y ahora puede acabar con sus posibilidades para una segunda investidura.

La gran operación policial y judicial del martes contra una trama corrupta en el PP de Valencia (este) lo golpea en el peor momento: recién iniciados los contactos para intentar formar Gobierno.

“No se puede luchar contra la corrupción mientras se ampara”, dijo hoy Albert Rivera, líder de Ciudadanos, que ha hecho bandera de las medidas de regeneración contra las corruptelas políticas.

Los contactos que Rajoy y él iniciaron el lunes pueden complicarse, aunque el líder del PP defienda públicamente que la redada contra su partido en Valencia “no tiene por qué dificultar las negociaciones” ya que los arrestados han sido suspendidos de militancia.

Ciudadanos, cuarta fuerza parlamentaria, es el único partido que hasta ahora había ofrecido posibilidades de apoyo al líder del PP: en forma de posible abstención en una votación de investidura y como mediador entre el PP y el Partido Socialista (PSOE) en la búsqueda de un acuerdo para la formación de un Gobierno conjunto.

RECHAZO A LA OFERTA DE RAJOY

El líder socialista, Pedro Sánchez, ha rechazado reiteradamente la oferta de Rajoy para formar una gran coalición. Desde la operación en Valencia es más difícil que pueda atraerlo.

“El hedor (de la corrupción en el PP) empieza a ser insoportable”
, dijo hoy Sánchez. “Desde aquí le digo no, un no rotundo”, manifestó el socialista, después de que Rajoy hiciera un nuevo intento por llevarlo a negociar comprometiéndose a apoyarlo en los municipios y regiones en los que el PSOE gobierna gracias al apoyo de Podemos.

El nuevo escándalo de corrupción puede beneficiar a esa formación, que la semana pasada ofreció a Sánchez presidir un Ejecutivo de izquierdas con su líder, Pablo Iglesias, como vicepresidente. Si los socialistas quieren, puede haber un Gobierno progresista “en cuestión de días”, presionó hoy él.

Al escándalo en Valencia se unió una nueva imputación del ex ministro de Economía y ex jefe del FMI Rodrigo Rato, con varias causas ya abiertas por corrupción en el tiempo que estuvo al frente de Bankia, y la propia imputación del PP por haber borrado presuntamente las computadoras del ex tesorero Luis Bárcenas.

LA SOMBRA DE BÁRCENAS

Durante los cuatro años de gobierno, a Rajoy le persiguió la sombra de Bárcenas, que presuntamente condujo una contabilidad paralela en el PP durante dos décadas, y la del “caso Gürtel”, una trama en la que una red de empresas que se especializó en organizar actos para el PP obtenía presuntamente contratos públicos a cambio de contraprestaciones.

El PP y Rajoy sostuvieron a Bárcenas después de que fuera imputado en 2009 en el “caso Gürtel”. Lo dejaron caer, despidiéndolo, solo cuando se supo que tuvo millones ocultos en Suiza. Luego se desveló que Rajoy, acusado por Bárcenas de estar entre quienes habrían cobrado sobres de dinero negro de la supuesta caja B, intercambió con él mensajes de apoyo pese a haberlo repudiado públicamente.

“La corrupción nos ha perjudicado mucho, más incluso que la situación económica”, reconocía Rajoy en octubre, en precampaña ya para los comicios de diciembre. Los escándalos contribuyeron luego al desplome del partido en esas elecciones.

En cuatro años, Rajoy no limpió el partido. Ahora puede tener que “pagar su tibieza”, escribió hoy el diario liberal “El Mundo”. La operación contra el PP en Valencia, “además de dificultar la negociación, hace más evidente la necesidad de una regeneración sin Rajoy”, defendió por su parte el progresista “El País”.