La crisis también golpea a los indígenas en la frontera

Los Wayúu no han podido cultivar sus verduras y granos que comen ya que hace por lo menos tres años no llueve en la región.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: El País

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La crisis venezolana también toca el lado colombiano. Tal es el caso de los Wayúu, pueblo indígena que vive en la zona fronteriza entre Colombia y Venezuela.

Algunos se sienten más colombianos, otros más venezolanos y otros solo son Wayúu, cansados de que la política solo los visite cuando necesitan votos, refiere un reportaje del diario español El País.

También están los “Arijuna”, los que no son Wayúu que con cédulas de ambos países se dedican al contrabando, sobre todo de gasolina, y de todo lo que le puedan extraer a Colombia y Venezuela.

Pero lo cierto es que la mayoría vive del pastoreo, el comercio pequeño y uno que otro trabajo que haya en Venezuela que los ayude a luchar contra la pobreza de la zona.

Los Wayúu no han podido cultivar sus verduras y granos que comen ya que hace por lo menos tres años no llueve en la región y a esta mala temporada se le sumó otro problema más, la medida del gobierno venezolano para contrarrestar el contrabando de extracción.

A Antonio González Ipunana, por ejemplo, le quedaban 60 chivos de los 300 que tenía. Él come arroz solo una vez al día, está flaco, y reprocha que solo le permitan comprar dos paquetes de arroz cuando tiene que viajar más de seis horas hasta la frontera con Venezuela para adquirirlos.

Por su parte, Dobaisa Palmar, dueña de la única tienda de víveres que hay en Monserrate y donde además no hay casi nada porque la inflación venezolana también se siente allí, contó que cerca de ocho familias que vivían hasta hace unas semanas en la región se fueron a Maracaibo (Zulia), a tratar de subsistir entre las largas colas para comprar alimentos.

Otros que sufren, quizás más que todos, son los niños. En una guardería del Instituto de Bienestar Familiar en Siapana (Alta Guajira), les dan alimentos a pequeños que tengan hasta cinco años. Al salir del centro educativo no reciben otra comida en el día, aseguró Ramona del Carmen Palmar, la directora.