La devastación del huracán Harvey en la costa de Texas

Se espera que Harvey descargue intensos aguaceros en partes de Luisiana, Tennessee y Kentucky durante la jornada del viernes.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: RT/Youtube

(Houston, EEUU. AP).— Los equipos de rescate de Texas siguen buscando a víctimas de las inundaciones provocadas por el paso de Harvey, mientras la debilitada tormenta avanza hacia otros estados, donde arrojará más lluvias. A continuación, un resumen de lo que sucede en la región afectada:

LA PREVISIÓN

Se espera que Harvey descargue intensos aguaceros en partes de Luisiana, Tennessee y Kentucky durante la jornada del viernes. La previsión señala que en total caerán entre 10 y 20 centímetros de agua (entre cuatro y ocho pulgadas). En algunas zonas las precipitaciones podrían dejar hasta 30,5 centímetros (un pie) de agua.

LOS MUERTOS

Algunas de las víctimas de Harvey fallecieron mientras intentaban salvar a otras personas. Otros perecieron haciendo todo lo posible por sobrevivir a la tormenta. Las edades de los muertos oscilan entre los seis y los 89 años.

Más de 200 bomberos, agentes de policía y rescatistas iniciaron el jueves una búsqueda cuadra por cuadra en Houston para dar con posibles nuevas víctimas _ vivas o muertas. “No pensamos que vayamos a encontrar más personas, pero estamos preparados en caso de hacerlo”, dijo el jefe de distrito del Departamento de Bomberos de Houston, James Pennington.

Esta operación podría durar hasta dos semanas. Se espera que la cifra oficial de víctimas mortales, 39 personas por el momento, aumente.

La morgue de Houston está casi al límite de su capacidad _ 200 cuerpos _ y las autoridades pidieron un camión refrigerador para almacenar más cadáveres. Algunos de los muertos están relacionados con la tormenta, aunque no todos. Se han acumulado en la morgue porque las funerarias y otros negocios del sector tuvieron que cerrar por las inundaciones.

PELIGROS INDUSTRIALES

Las dudas sobre la adecuada preparación de la industria para este tipo de situaciones surgieron tras las explosiones registradas en una planta química de Texas que quedó anegada tras el paso de Harvey. Los propietarios de la factoría en Crosby, Texas, dijeron el jueves que podrían registrarse nuevos estallidos ya que los inestables químicos empleados en productos como plásticos y pinturas se calentaron y degradaron tras fallos en el suministro eléctrico y en el sistema de refrigeración.

Por otra parte, se reportaron vertidos y episodios de contaminación atmosférica por la caída de tanques de almacenamiento de combustible, varias refinerías cerraron y al menos un oleoducto sufrió una rotura. En los seis condados afectados hay unas 230 plantas químicas, 33 refinerías de petróleo y cientos de kilómetros (millas) de tuberías que transportan materiales peligrosos, según información de la Comisión de Calidad Medioambiental de Texas y Sierra Club.

INMIGRANTES Y EL TEMOR A LA DEPORTACIÓN

Defensores de los derechos de los inmigrantes están empleando las redes sociales y las visitas a los albergues para asegurarse de que los damnificados por Harvey que viven en Estados Unidos sin los permisos necesarios no sean blanco de deportaciones. Los inmigrantes deberían anteponer su seguridad al miedo a la expulsión, señalan los colectivos de ayuda.

“Los agentes y los activos que están aquí en Houston como parte de las labores de recuperación presentes absolutamente en un cien por ciento para el rescate y la seguridad”, dijo John Morris, jefe de personal de la patrulla fronteriza en el sur de Texas.

MUSULMANES AYUDAN A LOS EVACUADOS

La comunidad musulmana de Houston habilitó sus centros comunitarios como albergues y movilizó a cientos de voluntarios para repartir comida y entregar donaciones tras el paso de Harvey. Algunos rescataron a sus vecinos de las inundaciones.

La labor de la comunidad, que se estima tiene 200.000 miembros, continuará aunque las mezquitas se preparan para la celebración de uno de los feriados más importantes del islam, la “Fiesta del sacrificio”.

El presidente de la Islamic Society of Greater Houston insiste en que los desalojados siguen siendo la prioridad.

“Ellos (los afectados) son nuestra principal prioridad. No se les molestará, no se les desplazará, no se les moverá”, dijo M.J. Khan, presidente de la Islamic Society of Greater Houston, que gestiona la mezquita Champions y otros centro más que se utilizan estos días como albergues. “La gente que venga, si tiene que rezar en el estacionamiento, rezará en el estacionamiento”.




Categoría: Mundo | Claves: Houston Huracán Harvey