La “difícil” tarea de vender helados en la Venezuela de hoy

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Las campanas de los heladeros eran un aviso para correr a buscar el sencillo y comprarse alguna presentación cuando provocara, pero hoy cuánto efectivo se necesita para comprar un helado en un carrito. ¿Y qué se pudiera comprar con ese dinero?, pan, yuca, casabe…

Los heladeros ya no pasean ni tocan las campanas: la gente no compra, las ventas están malas; y “la calle está difícil. Hay mucho vagabundo por allí, mucho malandro”, afirma César Antonio Tana­res que decidió no caminar más y quedarse con su carrito de frappés dentro de las instalaciones del terminal de ferrys de Puerto La Cruz.

Desde el pasado abril, Tanares está ofreciendo los granizados entre Bs 100 (los pequeños) y Bs 150 (los medianos). “A ese precio están baratos”, aseguró al Tiempo; y recordó que cada vez que aumentan el azúcar, el arequipe y los vasos, también tiene que subir los precios para poder seguir trabajando.

Todos los días Neyl Guai­po se para con su carrito de Tío Rico frente al Banco de Venezuela de la avenida Municipal. Los precios de los helados que vende oscilan entre Bs 700 y Bs 1.800. El Magnum, que mar­ca Bs 850, lo vende en Bs 1.800; el Pastelado, también en Bs 850, lo oferta en Bs 1.600; las paletas cítricas de uva, limón y naranja que cuestan Bs 600 las cobra a Bs 700, mientras que los helados de vasito, que salen a Bs 850, los despacha a Bs 1.200.

El aumento se debe a que por cada helado que vende sólo se gana Bs. 30, “mientras que el proveedor se lleva el resto del monto”, aseveró Guaipo.