La editorial de El Tiempo sobre los líos en la frontera

“Hoy serían menores los costos de una ruptura prolongada. Según cifras del Dane, solo el 3,2 por ciento de las exportaciones de los primeros siete meses del año tuvieron ese destino”.

La editorial de El Tiempo sobre los líos en la fronteraCrédito: Isaac Urrutia / Reuters.
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)– A lo largo de estos últimos días, la crisis fronteriza entre Venezuela y Colombia se ha agudizado por las denuncias del país vecino, que acusa al gobierno de Nicolás Maduro de violar los derechos humanos de sus nacionales. Ahora, a esta cadena de tensiones se suma un nuevo eslabón, luego de que Venezuela cerrara el paso fronterizo también en Paraguachón, estado Zulia.

A propósito del conflicto entre las naciones y la nueva medida de cierre en Zulia, el diario El Tiempo de Colombia dedicó su editorial del miércoles a Venezuela: El contragolpe de Maduro. En la misiva, el editor plantea que estamos ante regiones –las zonas limítrofes– con comunidades y economías con tantos vínculos que en ocasiones la línea fronteriza es más visible en los mapas que en la vida de las personas.

A su juicio, “estamos ante una determinación que, junto con nuevos y destemplados dardos contra el país, y en particular contra la canciller, María Ángela Holguín, arrancó de raíz la esperanza de una pronta solución de la crisis”.

Ante el escenario fronterizo, cada vez más tenso, El Tiempo señala que es el pueblo que reside cerca de la frontera el más perjudicado “por estos arrebatos”: “Y a quienes más les cuesta entender que asuntos tan ajenos a ellos como, por poner un ejemplo, la posibilidad de perder en las urnas el control sobre el Legislativo por parte del oficialismo venezolano perjudiquen de forma tan severa su cotidianidad”.

“Por lo anterior, y por razones que ya se han expuesto en este espacio, y que tienen que ver con el deber del gobierno de Juan Manuel Santos de no prestarse para el insensato juego planteado desde Miraflores, ante esta nueva provocación conviene mantener esa postura que combina sensatez, firmeza y voluntad de diálogo”, expone el texto.

En este sentido, argumenta que es preciso conservar abiertos los canales que los cánones de la diplomacia establecen para superar las tensiones y retomar la normalidad que “les conviene a millones frente a los roces que usufructúan unos pocos con opacos intereses”.

ECONOMÍA

Venezuela ya no es un aliado clave para la economía del país.

De cara a la posibilidad de que la medida de cierre se extienda por mucho tiempo, el editor advierte que, a diferencia de hace una década, “Venezuela ya no es un aliado clave para la economía del país” vecino: “Hoy serían menores los costos de una ruptura prolongada. Según cifras del Dane, solo el 3,2 por ciento de las exportaciones de los primeros siete meses del año tuvieron ese destino”.