“La emergencia es política y demanda el desalojo del régimen”

Diego Arria respondió en exclusiva seis preguntas de Sumarium sobre el futuro político de Venezuela.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Diego Arria

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) Como la “peor crisis económica y humanitaria que ha vivido Venezuela en más de un siglo”, describe Diego Arria el panorama actual de Venezuela. Con un “colapso económico en puertas”, el político y diplomático aseguró que “la emergencia es política y demanda el desalojo del régimen”.

Estas son las seis preguntas en exclusiva que contestó el político, diplomático y economista sobre el futuro político de Venezuela:

1) ¿Qué opina del dilema entre sectores de la oposición venezolana: liberar al país de este régimen o, como dicen algunos, “darle respiración artificial para llevar al país a su colapso final”?

R. Me alarmaron las palabras del Diputado de la UNIDAD, José Guerra, presidente de la comisión especial de la Asamblea Nacional, que tras evaluar el Decreto de Emergencia Económica propuesto por el gobierno del presidente Nicolás Maduro declaró: “Lo mejor que puede hacer esta Asamblea es proponerle al Gobierno un conjunto de propuestas e ideas para enfrentar la crisis y ayudarlo a salir de esto”. Y agregó: “Negamos el decreto porque es más de lo mismo. La causa de la crisis es un modelo económico fracasado”.

2) ¿Ayudar a “salir de esto? Cómo debe interpretarse?

R. “Esto” es la peor crisis económica y humanitaria que ha vivido Venezuela en más de un siglo. No es solo la consecuencia de un modelo económico fracasado como se argumenta.Es una crisis que tiene como único responsable a un gobierno que primero con Hugo Chávez, ahora con Nicolás Maduro, destruido los derechos fundamentales de los ciudadanos acabando con el estado de derecho en el país. Que no han hecho otra cosa que dilapidar la riqueza de Venezuela, malversar y saquear el tesoro nacional.

3) ¿Cree que este fue el mandato que el pueblo envió el 6D?

R. Con el debido respeto, creo que esta posición aleja a la oposición parlamentaria de su más importante mandato, que no es “Ayudar al gobierno a salir de esto”, sino a rescatar la libertad y los derechos de los venezolanos, porque la causa fundamental de la emergencia en que vivimos es de carácter político.

4) ¿Cree que el gobierno sería capaz de cambiar su rumbo y acoger algunas propuestas de la oposición?

R. Como señaló el ex presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello, el chavismo no tiene la menor intención de cambiar el rumbo, y alterar un modelo económico que solo ha contribuido al empobrecimiento del país y a las penurias de sus habitantes. Con usual descaro declaró: “Un pueblo rebelde no está obligado a cumplir la sinrazón de 108 fascistas (diputados de la Unidad) que obedecen a las órdenes imperiales.Tengamos conciencia que esta es una lucha de clases”. Obviamente expresando un total desprecio y un desconocimiento por la mayoría del país , y que el chavismo, gracias al rechazo de ese pueblo rebelde es hoy una minoría en el parlamento y en Venezuela.

5) Usted dice que la causa determinante de la crisis que se esta viviendo es de índole política, y que la crisis económica es su consecuencia natural. ¿Qué le lleva a opinar así?

R. Veamos solo algunas de las características del régimen político: Secuestró todos los poderes públicos por 16 años. Uno solo de ellos fuera de su control desde hace solo pocos días, la Asamblea Nacional que sin embargo trata por todos los medios de esterilizar y de anular. Tiránico, comunistoide, corrupto, militarizado, asociado a las peores causas de la humanidad, incluyendo al narco tráfico, entregado a los cubanos, campeón olímpico de violación de las libertades y derechos ciudadanos.

A la luz de lo anterior debería ser incuestionable que la primacía de las libertades políticas es fundamental para toda sociedad, y que en su ausencia no es posible vivir en paz, en progreso, y menos aun en seguridad. Justamente hace seis meses levanté una preocupación similar ante las propuestas económicas presentadas por los empresarios venezolanos que llamé: “La Capitulación de Fedecámaras”. Para ellos la solución de nuestros males se limitaba a la corrección de un conjunto de medidas económicas-razonables y acertadas -pero que igualmente marginaban la primacía de las libertades políticas.

Les reclamé entre varias cosas, que sus propuestas no eran para “Reactivar un País”, porque un país no se reactivaba sin la existencia de un Estado de Derecho, de derechos de propiedad, sin lo cual no puede existir ningún modelo económico que tenga sentido. Ni menos aún designando verdugos para apresar, perseguir e inhabilitar a los que le hacemos resistencia. Resumía mi critica destacando que me apenaba que su propuesta era más una de capitulación, de rendición de principios fundamentales de una sociedad libre, y el peligro que significaba jugar a la democracia con un régimen enemigo de la libertad.

A raíz de esa nota mi amigo Luis Manuel Aguana, parafraseando al Nobel de Economía Amartya Kumar Sen escribió un articulo refiriéndose en especial a aquellos que anteponen lo económico a la político: “Si en Venezuela queremos tener comida en nuestras mesas, lo primero que debemos garantizar es un sistema político que respete las libertades civiles y los Derechos Humanos, y que entiendan- que sin tener eso resuelto antes no es posible que resolvamos el problema económico”. Y yo agrego: que nuestros diputados están obligados a actuar en consecuencia, porque para eso fue que recibieron un mandato popular mayoritario sin precedente.

6.¿ Y cuál cree entonces que debería ser la postura de la MUD al respecto?

R. Sobra decir que estoy obligado a pensar que nuestros diputados de la Unidad tienen una visión más global de nuestra realidad que la unidemensional formulada por los empresarios de Fedecámaras que pretendían reducir la tragedia social y humana de Venezuela a algunas de sus dimensiones económicas. Una vergonzosa contribución que los convertía en aliados estratégicos del régimen para intentar encubrir la realidad de una dictadura.

La emergencia es política y demanda el desalojo del régimen, que es viable de manera constitucional. El colapso económico en puertas forzará a que esta realidad se imponga más temprano que tarde. Para ese escenario más que real hay que prepararse para asumir con independencia y firmeza la responsabilidad más desafiante y compleja que haya enfrentado Venezuela, si quiere vivir en libertad. Y eso tiene un alto costo.

Categoría: Venezuela | Claves: Crisis política Diego Arria