“No se puede descartar que alguien diga: Vamos a Miraflores”

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, afirmó que la manifestación de ayer “fue la concentración más grande en la historia de Venezuela” en el programa Vladimir a la 1 de Globovisión.

En este sentido, calificó el evento como de “un éxito enorme” y que tiene “gran impacto” político y representa un “aviso” a las autoridades del Consejo Nacional Electoral que se cumplió “por encima de las expectativas”.

El presidente del Parlamento destacó que la agenda de protestas está enmarcada en el documento que se leyó ayer antes de finalizar la manifestación, pero que “no se puede descartar que alguien diga: Vamos a Miraflores”.

El palacio presidencial “no se puede asociar siempre con un golpe”, dijo Ramos Allup al tiempo que comunicó que “no se trata de que el CNE informe que la recolección del 20% será a finales de octubre y ya, ahí murió”.

Las protestas serán “siempre tomando como referente que el CNE no cumpla con las expectativas”, recalcó.

No obstante, apuntó que “hay que ser muy cuidadoso antes de convocar un evento que no podamos sostener” y que “la oposición está muy comprometida en mantener un clima de calma y sosiego”.

INMUNIDAD PARLAMENTARIA

Ramos Allup desestimó que el Presidente dijera ayer que tiene listo el decreto para suspender la inmunidad parlamentaria: “No puede por nada, ni por nadie” anular la AN porque la única forma está expresa en la Constitución.

En cuanto a la inmunidad de los parlamentarios, recordó que “la cámara es quien califica a los miembros de la cámara”; y que para suspender a un diputado debe hacerse un proceso a cargo del propio Poder Legisativo.

Sin embargo, el presidente del Parlamento aclaró que “un diputado puede ser revocado”; y que él personalmente le dijo al presidente Maduro: “Vamos a medirnos todos”; que la oposición podía renunciar a los resultados del 6 de diciembre para que se planteara incluso meter en un referendo a la sala constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).