La eurozona se prepara para defender al euro ante la eventual salida de Grecia

Los ministros de Economía y Finanzas del euro han señalado que se "vigilará muy de cerca la situación económica y financiera en Grecia"

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Bruselas. EFE) La eurozona se prepara para defender al euro ante la eventual salida de Grecia de la moneda única, sin descartar darle asistencia técnica si desde el lunes se produce una salida masiva de capitales de los bancos helenos.

Las miradas están puestas en la reunión de hoy del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE), que ha de decidir entre mantener abierta o no la provisión urgente de liquidez a favor de Atenas que permite a sus bancos pedir, previa autorización de esa institución, préstamos de emergencia al Banco de Grecia.

El fracaso de las negociaciones del sábado en Bruselas ha hecho que la posibilidad de que la temida salida de Grecia del euro esté más cerca que nunca, y con ello las temidas turbulencias de los mercados que, aunque solo fuera a corto plazo, arrastrarían al sistema financiero europeo a vivir un nuevo drama.

Desde algunos de los socios de la eurozona, la salida de Grecia del euro se admite ya como cercana, y así el primer ministro de Francia, Manuel Valls, ha dicho hoy que “el riesgo es real”, mientras que el ministro austríaco de Finanzas, Hans Jorg Schelling, ha considerado que esa salida “parece ahora inevitable”, en declaraciones a un medio de su país.

Para afrontar una situación así, que arriesga el proyecto político y económico que es el euro, los países de la eurozona están ahora mejor preparados que hace cinco años, cuando comenzó la crisis financiera internacional, ha dicho el presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem.

También ha afirmado que todos los países del euro tienen “la firme determinación de fortalecer y preservar la unión monetaria” y que todos ellos harán “pleno uso de todos los instrumentos disponibles para preservar la integridad y la estabilidad de la zona euro”, ante la perspectiva de un posible contagio.

Los socios de Grecia insisten, pese al fracaso del diálogo, en que Atenas se mantiene en el euro y entre los diecinueve.

Durante el fin de semana en las calles de Grecia se han visto largas colas de ciudadanos que retiraba efectivo de los cajeros, hasta unos 400 millones de euros, que se suman a otros casi 4.000 millones que sacaron de sus bancos en la semana precedente por miedo a que el país termine fuera de la eurozona.

“Subrayamos que la expiración del programa de asistencia con Grecia, sin unas perspectivas inmediatas de disposiciones de seguimiento, requerirá la adopción de medidas por parte de las autoridades griegas”, ha afirmado el Eurogrupo, en alusión a posibles controles de capital.

Los ministros de Economía y Finanzas del euro han señalado que se “vigilará muy de cerca la situación económica y financiera en Grecia” y que se quiere “salvaguardar la estabilidad del sistema financiero griego”.

La decisión de imponer controles de capital en Grecia es del Banco Central del país ha de ser autorizada por el Parlamento, y es un medida que el Gobierno del primer ministro, Alexis Tsipras, ha rechazado reiteradamente y por boca de su ministro de Finanzas, Yanis Varufakis.

La espada de Damocles del inminente 30 de junio en que expira el rescate, la falta de liquidez de Grecia y los pagos que tiene que hacer ese día de las pensiones y salarios de los funcionarios, así como de 1.600 millones de euros al FMI, evidencian aún más el peligro y la difícil semana que le espera a Atenas.

Además del programa de rescate en la media noche del martes 30 también expira toda la financiación que acompaña a la actual asistencia a Grecia, en la que se incluye la transferencia de los beneficios obtenidos por el BCE de la compra de bonos griegos y los adquiridos por los bancos centrales nacionales de los otros 18.

La celebración el 5 julio del sorpresivo referéndum por parte de Tsipras, que cuenta con el apoyo del Parlamento, sobre unas propuestas europeas que ni siquiera fueron debatidas no aliviará la situación del país, y más bien puede sumirle en un grado más de gravedad si los griegos, que mayoritariamente están a favor del euro, desoyen la recomendación negativa de su primer ministro.

Las consecuencias de todo ello se harán sentir también en la eurozona, admiten sus dirigentes que también señalan que finalmente y con los instrumentos desarrollados desde hace cinco años, “no será tan mala como para Grecia”, señaló hoy el ministro austríaco.

En la misma línea el primer ministro francés dijo en París que “las consecuencias en el plano económico y financiero no tendrían nada que ver con las que se temen”, aunque sí en el terreno político.

Categoría: Mundo | Claves: Grecia