“La inflación no existe en la vida real”, dice el nuevo ministro de Economía

El ministro asegura que la crisis que golpea al país petrolero se debe a la "guerra económica" librada por la oposición política y los empresarios, y reivindica los controles de cambio y precios que, según economistas, han ahogado la producción y el comercio local.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Telesur / Youtube |

(Caracas, Venezuela. Reuters) – En medio de una crisis de altos precios, recesión y escasez, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, nombró como principal funcionario económico, a un joven sociólogo de línea dura quien cree que la inflación “no existe en la vida real”.

Lea también: Las “22 claves” de Luis Salas para “entender la guerra económica”

Luis Salas, un docente universitario de 39 años, sin experiencia previa en la burocracia estatal, recibió la cartera de Economía Productiva en medio de una reestructuración que resultó en la creación de siete ministerios, para un total de 35, y que puso foco en las carteras económicas.

Como Maduro, el joven ministro asegura que la crisis que golpea al país petrolero se debe a la “guerra económica” librada por la oposición política y los empresarios, y reivindica los controles de cambio y precios que, según economistas, han ahogado la producción y el comercio local.

“La inflación no existe en la vida real”, escribió el sociólogo en un texto de 2015 titulado “22 claves para entender y combatir la guerra económica”.

Cuando una persona va a un local y se encuentra con que los precios han aumentado, no está en presencia de una ‘inflación’. En realidad, lo que tiene al frente es justamente eso: un aumento de los precios, problema del cual la inflación en cuanto teoría y sentido común dominante se presenta como la única explicación posible, cuando en verdad es tan solo una y no la mejor

El académico ha desestimado en varios artículos la teoría, generalmente aceptada, de que imprimir moneda en exceso provoca inflación. En cambio, dice que los precios suben, principalmente, porque las corporaciones buscan ganancias excesivas.

Salas es magíster en Sociología del Desarrollo en América Latina, Mención Cambio Social y Análisis Político de la Universidad de Artes y Ciencias Sociales de Chile (ARCIS) y docente investigador de Economía Política en la Universidad Bolivariana de Venezuela, creada por el fallecido Hugo Chávez.

Es autor del libro “Escritos desde la Guerra Económica”, ganó un concurso de investigación de la Universidad Popular de las Madres de la Plaza de Mayo de Argentina y es activo en las redes sociales y en su blog surversion.wordpress.com.

Asimismo, su visión ha sido recurrente en el portal del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), un grupo de estudio de izquierda dirigido por el economista español Alfredo Serrano, asesor de Maduro y defensor de las propuestas del partido izquierdista español Podemos.

En su rol de viceministro de Economía supervisará al nuevo ministro de Finanzas y Banca, Rodolfo Medina, un respetado profesor de economía con carrera en la administración pública.

Reuters no pudo obtener comentarios de los nuevos ministros.

PANORAMA COMPLEJO

Si bien el país no ha informado de sus cifras económicas desde 2014, economistas privados calculan que la inflación cerró el año pasado cerca del 200 por ciento, la más alta de América.

Los analistas también dicen que la economía venezolana encadenó en 2015 otro año en recesión, golpeada por el desplome de los precios del petróleo, su principal fuente de divisas.

Ante el complejo panorama, incluso voces dentro del “chavismo” gobernante han empezado a solicitar medidas de ajuste, como relajar los controles de cambios y precios o eliminar el subsidio a los combustibles, que le resta al fisco unos 12.500 millones de dólares anuales.

Sin embargo, en sus múltiples escritos, Salas argumenta que la escasez de alimentos y bienes básicos, como jabón o leche, es el resultado del acaparamiento, la especulación y la usura.

El funcionario pone al “Dakazo” de 2013, cuando Maduro ordenó bajar por decreto los precios en las tiendas, como un ejemplo de que la intervención gubernamental es eficaz.

“Es un hombre que sabe trabajar en equipo, que junto a otros compañeros ha estudiado con mayor profundidad los fenómenos del rentismo y su agotamiento, y los fenómenos de la guerra económica (…) además, tiene capacidad de formulación de propuestas prácticas”, dijo Maduro tras su nombramiento.

La oposición, por su parte, recibió con desánimo su designación.

“En tiempos de inflación y escasez, el nuevo equipo económico tiene inflada la ideología y escaso el sentido común”, escribió Ramón Guillermo Aveledo, ex secretario de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).