elnuevoherald

La información amenazada en Venezuela

Todos los que valoren la libertad de expresión hacen bien en manifestar su inquietud y en reforzar su compromiso con la libertad.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial El Nuevo Herald) El gobierno de Estados Unidos expresó el lunes pasado que le preocupa la situación de la libertad de expresión en Venezuela.

La inquietud a orillas del Potomac aumenta tras la decisión de los tribunales venezolanos de aplicar medidas cautelares a 22 directivos y periodistas de medios del país sudamericano, demandados por el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello. Entre las medidas están la prohibición de salir de Venezuela. Les han quitado el pasaporte, y deben presentarse ante el tribunal una vez a la semana.

Los medios venezolanos El Nacional, La Patilla y Tal Cual reprodujeron una información del diario español ABC indicando que Cabello está siendo investigado en Estados Unidos por su presunta vinculación al Cartel de los Soles. Por eso el sistema judicial venezolano los ha puesto en el cepo. Pero este lunes, el diario norteamericano Wall Street Journal informó que Cabello, efectivamente, está en el centro de una investigación sobre presuntos lazos del régimen venezolano y el narcotráfico. Los medios acusados en Venezuela solo han estado cumpliendo su tarea de divulgación informativa. ¿Por esa razón se les acosa y se despoja de la libertad de viajar a sus periodistas y ejecutivos? Increíble, pero lamentablemente cierto.

La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) salió este martes en defensa de los periodistas hostigados por el régimen venezolano y dijo que la decisión de quitarles los pasaportes fue desproporcionada. La directora adjunta de Programas de RSF, Virginie Dangles, señaló que las acusaciones de difamación presentadas contra los periodistas y los directivos “no merecen en ningún caso la privación de la libertad de circulación” de estas personas.

Pero el objetivo del régimen venezolano es silenciar a los medios informativos independientes. Por eso recurre a medidas de carácter represivo. Por eso el gobierno norteamericano, RSF y todos los que valoren la libertad de expresión hacen bien en manifestar su inquietud y en reforzar su compromiso con la libertad y los derechos humanos en Venezuela. Hay que presionar aún más al régimen chavista y exigirle que suspenda el acoso contra los informadores. Esta nueva amenaza a la libertad de información no se debe tolerar.

Categoría: Opinión