La iniciativa de vecinos en La Carlota para comprar alimentos

La organización ha permitido alejar a los revendedores y aumentar las probabilidades de comprar productos regulados.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Sumarium).- Dentro del desastre en el que tienen que vivir los venezolanos, vecinos de la urbanización La Carlota, Campo Claro, Santa Cecilia y Agua de Maíz decidieron tomar la iniciativa de organizar un poco el caos a fin de reducir las colas, aumentar las probabilidades de comprar y alejar a los revendedores de productos regulados.

Según un artículo publicado por El Nacional, lo que concertó la comunidad fue establecer dos filas para comprar en el automercado, una de ellas para los que habitan en el sector y otra para los que no. Seguidamente, se permite que pasen al establecimiento diez personas de una fila y luego diez personas de la otra.

Esta iniciativa cuenta con el apoyo de las autoridades ya que en ocasiones, los ánimos se caldean.

“La idea de esto no es discriminar a nadie. De esta forma, y ya tenemos un mes en esto, todo el mundo está contento. El resultado ha sido positivo porque todos hemos podido comprar, lógicamente respetando el día según el número de cédula (…) A los visitantes les hacemos entender que esto es para que compremos todos, para que todos tengamos derecho de abastecernos porque sabemos cómo está la situación en el país”, explicó Rommel Morot, residente de La Carlota.

LOGÍSTICA

El coordinador añadió que existen otras personas que apoyan en la logística y que comprueban las identidades de los vecinos que aspiran a comprar en el automercado. Se les solicita una fotocopia de la cédula y un recibo de servicio público o condominio para verificar la dirección de habitación. Si la persona vive alquilado, tiene que llevar la copia del contrato de arrendamiento.

De esta manera, al vecino se le coloca un sello de la urbanización a la que pertenece y se le facilita un código para evitar falsificaciones.

En el caso de los visitantes, los coordinadores entregan números a cada persona para garantizar una mayor organización.

“El primer día que implantamos esto, hace un mes, no hallábamos cómo decirle a los visitantes que debían hacer la otra cola. Pero la aceptación fue muy buena porque siempre hay formas de llegarle a la gente, con educación. Lógicamente aún llegan personas de afuera a la cola de vecinos y nosotros con buenos modales los llevamos a la otra. Les damos su número para que permanezcan allá en orden y no haya coleados”, manifestó.

Con esta iniciativa, los vecinos del sector han aumentado sus probabilidades de conseguir alimentos regulados, han conseguido alejar a los bachaqueros y mantener el orden en todo momento.

Puede hacer click aquí para leer el artículo completo.




Categoría: Venezuela