La investigación periodística que provocó la condena

El empresario Yamal Mustafá demandó al director de Correo del Caroní, David Natera Febres, por los delitos de difamación e injuria y también en contra del entonces diputado Andrés Velásquez, quien quedó excluido de la querella por gozar de inmunidad parlamentaria.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Portadas de Correo del Caroní en 2013 cuando inició la investigación por corrupción en Ferrominera Orinoco.

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La investigación periodística por la que se condenó a David Natera Febres, director del Correo de Caroní, fue la que reveló la existencia de hechos de corrupción en Ferrminera.

De acuerdo a lo reseñado en el Correo del Caroní, fue un proceso de extorsión emprendido por el coronel de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), Juan Carlos Álvarez Dionisi, a la alta gerencia de CVG Ferrominera y sus contratistas.

Según los testimonios recogidos en el expediente de la Dgcim, el militar extorsionó a directivos de la estatal ferrífera y empresarios de la región a cambio de no incluirlos en una supuesta investigación que emprendía sobre la llamada mafia del hierro.

Por estas denuncias Álvarez Dionisi fue apresado, además Radwan Sabbagh, el presidente para ese entonces de la estatal de hierro, fue destituido del cargo en mayo 2013 y posteriormente fue detenido e imputado junto a tres gerentes de la empresa y Yamal Mustafá, propietario del diario Primicia y de la empresa Corpobrica.

La noticia provocó que el empresario Yamal Mustafá demandara en esa oportunidad al director de Correo del Caroní, David Natera Febres, por los delitos de difamación e injuria y también en contra del entonces diputado Andrés Velásquez, quien quedó excluido de la querella por gozar de inmunidad parlamentaria.

En ese sentido, el tribunal emitió una medida para prohibir a Correo del Caroní divulgar información sobre este hecho de corrupción.

El Ministerio Público imputó a Mustafá por peculado doloso propio, concertación de funcionario público con contratista y asociación para delinquir dentro del caso de corrupción de FMO. Estuvo retenido más de dos años y ahora goza de libertad plena tras el sobreseimiento de su causa penal en diciembre de 2015.