bbc-bar

La kilométrica valla que Hungría quiere construir frente a Serbia

El gobierno de Hungría anunció que planea construir una valla de 175 kilómetros de largo y cuatro metros de alto en su frontera con Serbia para evitar la entrada de inmigrantes.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

bbc-footer

Una nueva barrera amenaza con ser construida en las fronteras de Europa.

Más de 32.000 personas solicitaron asilo entre enero y marzo de 2015 en Hungría.

Al muro que Grecia o Bulgaria levantaron en su fronteras con Turquía o a las vallas en las ciudades españolas de Ceuta y Melilla podría añadirse pronto una nueva fortificación.

El gobierno de Hungría anunció que planea construir una valla de 175 kilómetros de largo y cuatro metros de alto en su frontera con Serbia para evitar la entrada de inmigrantes.

“El gobierno ha decidido que la construcción de una valla de seguridad es necesaria para proteger las fronteras del país y para detener la oleada de inmigrantes ilegales”, le dijo un portavoz a BBC Mundo a través del correo electrónico.

“Hungría es ahora mismo el país más amenazado de la Unión Europea”, añadió.

El anuncio vino acompañado de otra polémica decisión anunciada este miércoles: Hungría dijo que no aceptará más demandantes de asilo enviados por otros países europeos en seguimiento de la normativa, lo que provocó una petición de explicaciones por parte de la Comisión europea.

Hungría pertenece al espacio Schengen que suprime fronteras en Europa, por lo que es una puerta de entrada al continente.

La respuesta a las intenciones de levantar una cerca no se hizo esperar en el caso de Serbia y llegó desde el más alto nivel.

El ministro de Asuntos Exteriores húngaro, Peter Szijjarto, fue el encargado de anunciar el proyecto.

El primer ministro, Aleksandar Vucic, se declaró “sorprendido” e “impactado” por el anuncio de su vecino del norte.
“Construir muros no es la solución. Serbia no puede ser responsable de la situación creada por los migrantes, solo somos un país de tránsito”, declaró Vucic.

Pero el gobierno húngaro dijo que considerará “países seguros” a todos los países miembros de la UE y los candidatos a entrar, como Serbia, poniendo sobre ellos la responsabilidad de los migrantes que cruzan su territorio.

De los siete países que bordean Hungría, solo Ucrania queda fuera de este grupo al no ser ni miembro ni candidato a entrar en la UE.

Hungría mantiene también que el proyecto “no incumple ninguna obligación legal internacional” y recuerda que la decisión “no es única” en el continente.

AUMENTO “SIN PRECEDENTES”

El anuncio se produce tras varios años de crecimiento sin pausa del número de personas que cruzan esa frontera.

Los ministros húngaros tratan este miércoles la cuestión.

En 2013 se produjo un “aumento sin precedentes” de los flujos migratorios, según la agencia europea Frontex.

Casi 20.000 personas cruzaron entonces la frontera entre Hungría y Serbia, la mayoría de las cuales solicitaron asilo posteriormente.

Lo mismo ha sucedido en los primeros tres meses de este año: más de 32.000 personas solicitaron asilo entre enero y marzo, de los cuales más de 22.000 procedían de Kosovo.

Aunque entre los que intentan llegar a Europa también hay sirios que escapan de la guerra en su país, además de paquistaníes, afganos, iraquíes y africanos.

Hungría, que tiene casi 10 millones de habitantes, fue el país que recibió más solicitudes de asilo en la UE después de Alemania.

ASOTTHALOM

Ropas que quedaron esparcidas en un bosque cerca de Asotthalom.

“Cruzan esporádicamente, en pequeños y grandes grupos, a cualquier hora del día y de la noche, pero sobre todo al amanecer y al atardecer”, relató en febrero el periodista de la BBC Nick Thorpe.

Thorpe se desplazó a Asotthalom, el pueblo húngaro de la frontera al que cruzan la mayoría de migrantes.

“Me recuerdan los cientos y miles de compatriotas que escaparon a través de las nieves de los Alpes Dináricos hacia Albania en el invierno de 1998-9. Entonces huían del ejército serbio. Ahora escapan de la que llaman catástrofe económica de su país”, escribió en una crónica.

Por eso, muchos de los kosovares no logran ser reconocidos como refugiados.

“Suelen ser tratados como migrantes económicos”, le explica a BBC Mundo Yves Pascouau, director del área de Migración en el Centro de Política Europea, un centro de investigación independiente basado en Bruselas.

Kitty McKinsey, portavoz de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados en Hungría, pide poner los números en perspectiva.

“En Hungría solo hay 3.000 refugiados registrados”, le dice McKinsey a BBC Mundo.

“¿Cuántos de los que entran se quedan realmente?”, se pregunta.

McKinsey asegura que la cuestión no es “que la gente quiera entrar en Hungría o Europa desesperadamente, sino que quieren salvar sus vidas”.

“Puede ser que un muro les impida cruzar por ahí, pero podría enviarlos a rutas todavía más peligrosas”.

POLÉMICA

No es la primera vez que una iniciativa del gobierno húngaro relacionada con la inmigración levanta polémica.

La última, y muy reciente, se produjo cuando el gobierno envió unos cuestionarios a los ciudadanos en los que les pregunta, entre otras cosas, si están de acuerdo en que los inmigrantes ponen en peligro sus modos de vida y los vincula con el terrorismo.

La campaña fue acompañada de unos carteles con lemas como “Si vienes a Hungría, no te quedes con los trabajos de los húngaros”.

Naciones Unidas respondió a la campaña con otros carteles en los que otorga protagonismo a refugiados que se han integrado con éxito en la sociedad húngara.

Muchos migrantes acaban pidiendo asilo en países como Alemania.

En este contexto, algunos expertos interpretan el proyecto de levantar un muro fronterizo como un movimiento más que debe ser leído en clave de política interna.

Para Péter Krekó, director del centro de análisis con base en Budapest Political Capital, cree que la decisión de levantar la valla responde “en un 90%” a razones de política interna.

La mayoría de la opinión pública apoya políticas de inmigración más estrictas y en el país hay actitudes bastante xenófobas”, le dijo este experto a BBC Mundo.

Krekó cree que las últimas iniciativas del gobierno en materia de inmigración son una reacción a la “pérdida de popularidad del gobierno” y a la polémica por diversas acusaciones de corrupción.

bbc-footer
Categoría: Mundo | Claves: BBCMundo Hungría