eltelegrafo

La lucha contra el microtráfico es una tarea colectiva intensa

Al Estado le corresponde la parte más fea y para nada placentera.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial El Telégrafo)– Nadie puede quedar impasible ante la arremetida de los traficantes de droga que siembran el vicio en los más jóvenes. Todos aquellos que piden una mayor intervención del Estado saben que la primera tarea preventiva nace en los hogares. La más complicada es la que ocurre en escuelas y colegios, porque si no se cuenta con valores y principios definidos -hogares disfuncionales- poco podrán hacer los profesores.

De ahí que la lucha contra el microtráfico -como un fenómeno acentuado en los últimos tiempos- es una tarea colectiva. Al Estado le corresponde la parte más fea y para nada placentera: el combate férreo, con las herramientas que da la ley y la autoridad.

Pero por más que se combata en ese terreno, de nada servirá si las familias y los vecinos no son los principales actores de esta lucha compleja. Ya sabemos a dónde han ido a parar otras naciones tras dejar pasar a los traficantes como unos seres bienhechores por comprar conciencias y a la juventud para sus protervos negocios e intereses.

Categoría: Opinión