La mansión de € 500 MM de Berlusconi que quiere la familia real saudí

La lujosa mansión Villa Certosa en Porto Rotondo, Cerdeña, se hizo famosa a nivel mundial por las fiestas sexuales que celebraba el dueño de la propiedad: el político y ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Villa Certosa cuenta con una treintena de habitaciones, un anfiteatro, un volcán artificial, siete piscinas, grutas subterráneas y un parque de 120 hectáreas con una colección de cactus y plantas raras. Crédito: Infobae

(Roma, Italia. AFP) – La familia real saudí está interesada en adquirir la mansión en la isla italiana de Cerdeña del magnate y político Silvio Berlusconi, Villa Certosa, célebre hace unos años por sus fiestas mundanas y las invitaciones a líderes políticos.

Según la prensa italiana, Berlusconi está negociando la venta de su lujosa finca, localizada en uno de los rincones más bellos del Mediterráneo y con una inmensa residencia de 2.500 metros cuadrados.

Villa Certosa cuenta además con una treintena de habitaciones, un anfiteatro, un volcán artificial, siete piscinas, grutas subterráneas y un parque de 120 hectáreas con una colección de cactus y plantas raras.

Situada sobre la Costa Esmeralda, famosa por sus aguas cristalinas, la mansión está a la venta por 500 millones de euros, informó el diario Il Corriere della Sera.

Crédito: Infobae

Según el rotativo italiano, el propio Berlusconi mostró la propiedad al príncipe saudí Mohamed bin Neyef, sobrino del rey Salman y su heredero, en el curso de una visita que duró cinco horas realizada la semana pasada.

La residencia donde Berlusconi alojó cuando era primer ministro huéspedes ilustres como Tony Blair, George W. Bush y Vladimir Putin también fue centro de escándalos en 2007 cuando un ‘paparazzi’ publicó las fotografías de varias mujeres con los senos desnudos junto al ex primer ministro checo completamente desnudo al borde de una piscina.

La familia real saudí ha estado este verano al centro de la polémica por haber “privatizado” una playa en la Costa Azul francesa, de manera que el rey, de 80 años, pudiera disfrutar en total privacidad su permanencia de una semana en ese lugar, lo que generó duras críticas en Francia. 

La realización de obras sin autorización, la presencia molesta y permanente de policía, escoltas y yates y el criticado cierre de la playa han irritado a los franceses, por lo que el rey saudí está decidido a cambiar su destino para las vacaciones.

Crédito: Infobae