La mujer en tiempos de “revolución”, ¿liderazgo o estrategia electoral?

- El pasado jueves el CNE anunció que al menos 40% de los candidatos para las parlamentarias deben ser mujeres

- De acuerdo con Delsa Solórzano, Tibisay Lucena no representa la imagen de la legitimación del poder en la mujer, pues "ejecuta lo que un hombre manda"

- PJ aseguró que si es necesario, la MUD modificará sus listas para incluir más mujeres como candidatas

Publicada por: el maumaitreb@gmail.com @Mariang_ab

(Caracas, Venezuela) Históricamente el rol de la mujer en la sociedad ha sido subestimado. El género femenino ha luchado por la reivindicación de sus derechos y por su reconocimiento como actores sociales activos. Fue en 1947 cuando, por primera vez en Venezuela, las mujeres obtuvieron su derecho legítimo al voto, negado por más de un siglo por mentalidades “tradicionales” que alegaban que las mujeres no estaban preparadas para votar.

Hoy la actuación femenina pasa, no solo por su habilidad para atender y administrar un hogar, ni por su capacidad para traer vida al mundo, sino por su competencia para tomar las riendas de un país. En América Latina y en el mundo, las mujeres han asumido el control de los espacios tradicionalmente dominados por hombres, sobre todo en el ámbito político.

Así, vemos en América ejemplos como el de Dilma Rousseff, Michelle Bachelet y Cristina Fernández, quienes están a la cabeza de sus países, y un poco más lejos a Hillary Clinton, como una de las favoritas para asumir la presidencia de Estados Unidos.

En Venezuela, la bandera política también ha sido asumida por mujeres, aunque desde otros puestos, desde Manuelita Sáenz al lado de Bolívar, hasta el presente con gran cantidad de ministras, activistas y dirigentes políticos.

Los Gobiernos del presidente Hugo Chávez y más recientemente el de Nicolás Maduro, asumieron el rol de la mujer como necesario en su movimiento político y lo hicieron parte de toda una estrategia que agrupa a jóvenes y adultas en la lucha por los ideales revolucionarios.

Hugo Chávez incorporó a las mujeres a su movimiento político, otorgándoles roles protagónicos como líderes de los poderes públicos. Crédito: Zurimar Campos.

Recientemente el Consejo Nacional Electoral le puso la guinda al pastel aprobando una resolución para “garantizar los derechos de participación política paritaria” en las elecciones de diputadas y diputados a la Asamblea Nacional, que se realizarán el próximo 6 de diciembre.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, alegó que se trata de reivindicar los derechos políticos de la mujer y fortalecer la democracia participativa y protagónica… “se trata de hacer justicia para la participación política de la mujer”. 

OTRAS EXPERIENCIAS

En el año 2005 se aprobó un exhorto a las organizaciones con fines políticos para que sus postulaciones tomaran en cuenta la composición y paridad de género, de 50% por cada sexo.

En el año 2008, el organismo comicial aprobó la misma resolución incorporando la fórmula para las postulaciones de un número no menor al 40% y no mayor de 60% por sexo, en caso de no alcanzar el 50%.

Se trata de hacer justicia para la participación política de la mujer

¿ESTARÁ LA MUD A LA ALTURA DE LAS CIRCUNSTANCIAS?

Una de las primeras interrogantes surgidas luego de ese planteamiento fue, ¿tendrá la oposición la capacidad para asumir esa resolución? y luego muchos posibles nombres comenzaron a rondar en ese universo de posibilidades que representa la política nacional.

Lilian Tintori, por ejemplo, Mitzy Capriles o Antonieta Mendoza, fueron nombres nada descabellados para asumir esta labor. Sin embargo, hoy en una rueda de prensa, Freddy Guevara, dirigente de Voluntad popular, descartó que Lilian Tintori o Mitzy de Ledezma pretendan asumir cargos políticos para los comicios venideros.

En cambio, precisó que Voluntad Popular está listo con la paridad de género y resaltó que si la tolda (VP) pudo hacerlo, los demás partidos podrán ajustarse a la normativa. “Ayer, ¿saben cuántas candidatas eligió el Psuv?- 28% nada más-, no sé qué irá a hacer el CNE, si es que va a cambiar la cosa… porque no nos extrañe (que el CNE diga) ‘eso era una recomendación’. Vean esa cifra… Voluntad Popular tiene mucho más allá de eso, a nosotros ni el CNE, ni el Psuv, nos va a dar clases de inclusión de la mujer, porque nuestro partido, en todas nuestras autoridades electas, tienen paridad de género”.

Algo similar opina Delsa Solórzano, dirigente de Un Nuevo Tiempo y candidata a la Asamblea Nacional, quien consideró el anuncio del CNE como una medida anticonstitucional por ser emitida pasados los seis meses reglamentarios para hacer cambios a la normativa electoral de cara a unos comicios.

Afirmó que a pesar de los obstáculos la MUD y UNT están preparados para asumir este reto, ya que en sus filas hay suficientes mujeres para tomar las riendas de este proceso electoral.

Para Freddy Guevara el Gobierno de Nicolás Maduro es una cúpula que se niega a perder sus privilegios “y que va buscando cambiar las reglas del juego, ¿por qué? ¿porque está ganando? – No – ¿Por qué (Hugo) Chávez no cambiaba esas reglas de un día para otro? Porque ellos tenían la oportunidad de ganar… ellos estaban seguros. Ahora, la mayor muestra de que están perdiendo (los chavistas) es todo este abuso que están cometiendo”.

Sin embargo, el tema de la paridad de género es mucho más profundo y la reivindicación de la lucha histórica femenina pasa por mucho más que ocupar puestos políticos, por lo que se hace preciso poner en el tablero de juego otros asuntos que también deben atenderse como parte de ese reconocimiento a la mujer.

Lilian Tintori se ha convertido en la activista más fuerte en favor de los opositores presos, sin embargo, está descartado su lanzamiento como candidata a la Asamblea Nacional. Crédito: Ariana Cubillos / AP Photo

MÁS DE QUINCE AÑOS DE “REIVINDICACIÓN”

Para la dirigente de UNT, Delsa Solórzano los últimos quince años de Gobierno “han sido vergonzosos” en materia de reconocimiento femenino. “Se han empeñado (el Gobierno) en una cosa que técnicamente se llama igualar fotografía, que es la utilización de la mujer para decir que hay una verdadera igualdad por detrás de lo que la fotografía representa”, planteó.

De acuerdo con la apreciación de Solórzano, Tibisay Lucena no representa la imagen de la legitimación del poder en la mujer, pues “ejecuta lo que un hombre manda, no es cierto que ella tome una decisión en aras de beneficiar a las mujeres: no es más que un órgano del régimen ejecutor”.

Asimismo, cuestionó que en 2010 la Unidad Democrática solicitó al CNE establecer como regla los preceptos de paridad, sin embargo, la institución lo negó, por lo que aseguró que esto “nunca ha sido una prioridad” para el Gobierno venezolano.

Añadió que la lucha no es por cuantos cargos tiene una mujer, aunque no dejó de reconocer su importancia.

Aseguró que Venezuela tiene el índice de feminicidio más alto de la región y que no hay leyes que realmente velen por sus derechos.

“Yo traje la ley a Venezuela. La ley que está vigente en México y que está en Argentina la hice yo en el Parlatino, y aquí lo que hizo la Fiscal General fue simplemente una modificación de la Ley Orgánica del Derecho de la Mujer a una Vida Libre de Violencia, es decir no hay ninguna valoración real de lo que se debe hacer para evitar el homicidio por razones de género”, espetó. 

Señaló que los altos índices de embarazo precoz, de violencia de género y de impunidad, hacen que no se pueda hablar de igualdad. “Lo que hay son unas mujeres para proteger al caudillo y eso ha sido una cosa que han utilizado diversos regímenes similares a este”, expuso.

Para la dirigente, en el ámbito político siempre se han postergado las decisiones relativas a los derechos femeninos para resolver otros temas urgentes.

Sin embargo, no es falso que muchas mujeres han sido beneficiadas por este Gobierno. Recordemos que, en algún momento, el Estado asignaba una pago por cada hijo que tuviesen si su condición de vida no le permitía mantenerlo, eso a través de misiones.

Para mal o para bien, las medidas populistas del Gobierno, siempre volcado a satisfacer todo cuanto pudiera parecer de carácter social, generó ese fervor por parte del electorado femenino que hoy lo defiende y enarbola. Es lo que Solórzano describe como el uso de la mujer “para fines electoreros”.

“La mujer es lo más golpeado en los últimos años de Gobierno”, dijo la dirigente de UNT, quien denunció la peregrinación por la que debe pasar una venezolana para conseguir productos de higiene personal y costearlos.

En este punto es oportuno preguntarse, ¿se resolverían estos problemas sumando más mujeres a la Asamblea Nacional? ¿Se trata de garantías de igualdad y participación o de una estrategia del “caudillo” para permanecer en el poder? ¿Se trata de reivindicación o del “uso” de la mujer para fines políticos?

Para Alfonso Marquina, diputado a la Asamblea Nacional y dirigente de Primero Justicia, el tema de la defensa de la mujer venezolana ha sido utilizado con fines políticos: “Creemos que lamentablemente en el tema de los derechos igualitarios de la mujer venezolana no se está actuando con sinceridad, creemos que el Gobierno está utilizando este tema con fines políticos”.

El militante de PJ aseguró que “si la Mesa de la Unidad tiene que modificar sus listas, las va a modificar porque bastantes mujeres, dirigentes sociales y políticas, hay dentro de la MUD”.

En el caso de UNT, el ingeniero Vicente Bello prepara un análisis sobre las posibilidades legales de esta resolución para trazar en conjunto con la Unidad una estrategia de cara a las parlamentarias. Sin embargo, no será hasta que todas las cartas estén echadas cuando sabremos si la oposición podrá dar la talla frente a este nuevo reto y si las mujeres de la Unidad están dispuestas a salir al ruedo en esta contienda electoral que Delsa Solórzano ha llamado “una carrera de obstáculos”.

Desde la llegada de Hugo Chávez al poder, hasta la gestión de su sucesor Nicolás Maduro, se ha utilizado el feminismo como una de las características para definir la revolución que han querido emprender en Venezuela. Crédito: Fernando Llano / AP Photo

“Hijo, sigo luchando por Venezuela para que no te vayas de ella ni con ella”, decía el cartel de una mujer opositora en una concentración. Crédito: Ariana Cubillos / AP Photo