La Nación: Venezuela, el arsenal de la batalla campal

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Vivir en Venezuela es sobrevivir a una batalla campal. La escasez de medicinas, alimentos, la inseguridad y así como también la fuerte represión por parte de los funcionarios policiales contra los manifestantes opositores son solo algunos de los factores que tienen a los ciudadanos en las calles.

Los cuerpos de seguridad del Estado, dispersan con bombas lacrimógenas, agua y perdigones a los manifestantes, sin embargo, estos responden con piedras.

Los “guarimberos” han perfeccionado el uso de sus tirachinas gigantes. Pero no solo lanzan piedras, también disparan pintura contra las tanquetas (desde las que disparan gases y perdigones) y las ballenas (agua a presión y lacrimógenas), los principales vehículos acorazados de la represión policial. “La idea es quitarles la visión, porque la pintura tapa el cristal y al hacer uso del parabrisas lo extiende, cegándoles”, explicó a La Nación el experto en Seguridad Javier Gorriño, antiguo comisario de la Policía Técnico Judicial.

“En principio son armas no letales, que incluye escopetas de calibre 12 para perdigones. El problema es que los agentes las aliñan y, por eso, el uso de las metras y de canicas”, comentó Gorriño.

Una de las principales denuncias opositoras contra los agentes sostiene que estos usan las bombas lacrimógenas como proyectiles para impactar en los cuerpos de los que protestan, además de para asfixiarlos.

Pese a un recrudecimiento de la violencia que dejado al menos 39 muertos en poco más de un mes de protestas, la oposición continúa su presión en las calles.

Para leer el artículo completo pulse AQUÍ.




Categoría: Venezuela