La Opinión: Balaceras frecuentes, el riesgo de los que cruzan por el puente Simón Bolívar

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Son muchas las dificultades que deben pasar los venezolanos al intentar pasar la frontera colombo-venezolana, pero a esto se le suma el pánico de caer heridos en una de las frecuentes balaceras que ocurren a pleno día.

En un texto publicado por La Opinión, indicaron que en el puesto fronterizo no se cuenta con los equipos necesarios para atender estas emergencias.

“Una enfermera de turno, en la mitad del puente internacional Simón Bolívar, dice que no tiene nada más que a sí misma para atender una emergencia: ‘No hay tensiómetro, ni tapabocas, y los guantes los traigo yo… Solo se llena papelería, que es lo que les interesa’. Los policías del sector, aunque suman 103, se asumen insuficientes si hay una tragedia o si se repite una estampida como la del lunes, cuando los tiros tronaron y un hombre resultó herido en un brazo por una bala perdida”, señala el texto.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO COMPLETO

Desde hace un mes, además de huirle a la sed, al calcinante sol y darle la espalda, o ponerle el pecho, a Venezuela, los migrantes deben acelerar el paso por el pánico de caer heridos en una de las frecuentes balaceras que ocurren a pleno día.

Una enfermera de turno, en la mitad del puente internacional Simón Bolívar, dice que no tiene nada más que a sí misma para atender una emergencia.

“No hay tensiómetro, ni tapabocas, y los guantes los traigo yo… Solo se llena papelería, que es lo que les interesa”, criticó.

Los policías del sector, aunque suman 103, se asumen insuficientes si hay una tragedia o si se repite una estampida como la del lunes, cuando los tiros tronaron y un hombre resultó herido en un brazo por una bala perdida.

“Puede ser cualquiera”, declaró un uniformado; pero esta vez fue Juan José Figueroa, de 64 años, quien esperaba el cadáver de su mamá para entrar a Colombia.

Figueroa tuvo que ser trasladado por la Policía, por falta de una ambulancia.

En el puente, la gente se recuperaba del susto, “de los dos minutos más hijuep… de la vida”, según contó discretamente un funcionario de la Dian, que también presenció el sábado el sobrevuelo de un helicóptero atacado a bala desde algún matorral del otro lado de la frontera.

A las urgencias que se generan por la inseguridad que reina en los alrededores del puente, se suman sucesos inesperados como el infarto fulminante que sufrió Elevi Pérez Espinosa, de 64 años, y que acabó de confirmar la falta de organismos de socorro.

De acuerdo con los uniformados que se encontraban en el paradero de buses del barrio La Parada donde falleció Pérez luego de una leve convulsión, “no hay Cruz Roja, ni Defensa Civil, ni una ambulancia permanente, y cuando se llama tarda de 20 minutos a media hora, y a veces ni siquiera tiene oxígeno”.

Asimismo, el negocio del transporte de enfermos desde Venezuela es rentable y hay quienes cobran 7 mil pesos por trasladar a una persona desde allí, en silla de ruedas, debido a que el servicio gratuito se refundió cualquier día.

Detrás del Centro Nacional de Atención en Frontera, en la calle, aún duermen familias y se vende gasolina de contrabando, pero la respuesta extraoficial de las autoridades es que esto no lo han visto.

Aunque lo que pasa sobre el puente será llevado a conocimiento del Puesto de Mando Unificado, para lo que ocurre debajo, pese a sus causas y consecuencias, aún no hay solución a la vista.

LAS RESPUESTAS OFICIALES

Según Juan Bitar, director del Instituto Departamental de Salud (IDS), a la fecha se han brindado 1.700 atenciones de urgencia con Cruz Roja, Defensa Civil y sanidad portuaria del instituto.

El funcionario agregó que entre las peticiones al Ministerio de Salud se había pedido un aporte para tener un vehículo que soportase las emergencias, pero “no se sabe cuándo empiezan o cuándo terminan”.

“Llevamos dos años y no hay ningún cambio favorable”, declaró, enfatizando en que a la población migrante se le garantiza atención desde Villa del Rosario, para el puente Simón Bolívar.

Bitar señaló que no se requiere más personal de salud, pero sí aportes para garantizar la atención integral de los organismos de socorro y el personal de sanidad portuaria, y comentó que tanto la Cruz Roja como el Crue están activos con puntos de hidratación.

En materia de seguridad, el general Gustavo Moreno, comandante de la Región 5 de Policía, aseguró que hay un dispositivo “amplio y fortalecido” y pidió entender que las situaciones de inseguridad “han pasado en Venezuela, por enfrentamientos armados entre quienes buscan el control de las economías ilegales”, razón por la que pidió al vecino país fortalecer su control.




Categoría: Venezuela | Claves: Colombia Venezuela